Gays

Intimidades

Click to this video!
Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 10.020 Valoración media del relato 8,65 (34 Val.)

RESUMEN

Fue cuando tenía 13 años que empecé a sentir como gay pasivo una fuerte atracción por los hombres mayores e incluso viejos. Ahora, con 18 recién cumplidos, ese morbo se mantiene vivo en mí. Mi nombre es Jorge y no represento más de 15 o 16 años.

Uno de esos señores que me excitan es don Ernesto, el dueño de la casa donde vivo con mis padres. Curso el último año de la preparatoria y vuelvo a casa alrededor de las seis de la tarde, dos horas antes del regreso de mis padres de sus trabajos. Por esto es que soy el encargado de pagarle el alquiler a don Ernesto.

Cada vez me calienta más estar a solas con él en el comedor, mientras le doy el dinero y él escribe y firma el recibo. Es un señor delgado, de estatura media, rostro enjuto y cabello gris. Siempre muy atildado. Yo lo miro disimuladamente y me pregunto cómo hacer para insinuarme y ver cómo reacciona. Varias veces lo descubrí mirándome, pero no sé…

Soy virgen y el deseo convive en mí con el miedo, pero me doy cuenta de que la calentura se va imponiendo sin prisa y sin pausa.

Me tengo confianza para seducir a don Ernesto, porque soy un lindo chico, muy lindo diría y espero que esto no les suene muy vanidoso. Pero, por otra parte, no sé si le interesará comerse a un varoncito por lindo que sea.

Cuando llegó el día en que don Ernesto pasaría una vez más a cobrar el alquiler yo estaba dispuesto a todo. Pero ocurrió algo tan maravilloso como inesperado. Tocó el timbre y lo fui a recibir con el corazón latiéndome aceleradamente.

-Buenas tardes, don Ernesto. –lo saludé mientras hacía girar la llave en la cerradura.

-Hola, Jorgito, cada vez más lindo vos… -me dijo y sentí que mi corazón latía cada vez con más fuerza.

-Ay, gra… gracias, don Ernesto… -pude murmurar.

Ya en camino hacia la puerta cancel, conmigo delante, le oí preguntarme: -¿Y tus papis?

-Bien, don Ernesto, en el trabajo, como siempre…

-¿Y a qué hora vuelven, Jorgito?

-A eso de… de las ocho, don Ernesto… -le contesté mientras abría la puerta del comedor y me hacía a un lado para dejarlo pasar.

Después lo acostumbrado, él sentándose en una de las sillas que rodean la mesa y yo yendo hacía la cómoda en busca del sobre con el dinero. Pero esa vez hubo algo sorprendente:

-Qué cuerpo tan lindo tenés, Jorgito… -le escuché decir y quedé paralizado en el gesto de abrir el cajón donde estaba el dinero. Yo vestía un jean ajustado y una camiseta, prendas que había elegido especialmente para llamar la atención de don Ernesto… ¡y lo había logrado!... Entonces decidí ir a fondo: -Ay, gracias… gracias, don Ernesto y… ¿y qué le gusta de mi cuerpo?... pregunté después de darle el sobre. Él tomó mi mano y la retuvo mientras yo me ponía coloradísimo, hasta sentir que mis mejillas ardían.

-De vos me gusta todo, Jorgito… Tu carita, esa curva de las caderas, la cintura tan fina, tus piernas y… y tu culito…

-Ay, don Ernesto… -murmuré cada vez más excitado. Yo hasta ese momento era virgen y las ganas convivían en mí con el miedo. Él me hizo sentar sobre sus piernas dándole la espalda y me estremecí al sentir la dureza de su pija.

-Fijate cómo me tenés, Jorgito… Muy caliente me tenés… -y se puso a acariciarme los muslos, por dentro y por fuera. Yo jadeaba de tan excitado hasta que me dijo: -Parate y sacate toda la ropa, Jorgito.

-Ay, sí, don Ernesto… me… me da vergüenza pero me la saco… -y le obedecí. Mientras me desvestía lo miraba y veía su rostro crispado, su boca entreabierta. Por fin me exhibí desnudo y él, siempre sentado, se bajó el pantalón y el slip hasta los tobillos y me dijo: -Arrodillate, Jorgito… acá, vamos…

-Sí, don Ernesto… -acepté sin poder apartar mis ojos de esa hermosa pija totalmente erecta.

-Chupala, Jorgito… -Y la chupé sin dudar. ¡Qué hermosa sensación! La estuve chupando y lamiendo un buen rato hasta que me dijo con la voz algo enronquecida: -Basta, Jorgito… basta… basta que te la quiero dar por el culo…

Vi que se mojaba la verga con su saliva y después me dijo: -Sentate, nene… sentate…

-Sí, don Ernesto… -y me senté lentamente, esta vez de frente a él, apoyando mis manos en sus hombros mientras movía mis caderas para que mi hambriento orificio posterior coincidiera con la punta de esa verga tan ansiada.

Mientras yo terminaba de sentarme él me la fue metiendo. Sentí un dolor muy fuerte y grité, pero él me tranquilizó mientras me aferraba por la cintura con ambas manos.

-Ya pasa, Jorgito… ya pasa… -y sí, el dolor fue atenuándose hasta desaparecer para dejarle su lugar a un placer intenso con el cual yo tanto había soñado pero que jamás imaginé tan… ¿cómo decirlo?... ¡tan delicioso! Después sentí los chorros de semen en el interior de mi culo mientras él gruñía y jadeaba como un animal.

¡Qué iniciación tan hermosa! Pero todavía faltaba algo.

Don Ernesto me mandó a tenderme en el sofá cama donde yo dormía mientras él reponía fuerzas.

-¿Te gustó, Jorgito? –quiso saber.

-Me encantó, don Ernesto… ¡Gracias!...

-Mmmmhhh, me alegro, Jorgito, porque esto recién empieza…

-¿Me… me va a seguir co… cogiendo, don Ernesto?

-¡Claro que sí! En un rato me la vas a chupar, Jorgito, te vas a tragar toda la lechita y voy a venir tres o cuatro veces por semana para darte verga…

-¡Ay, qué lindo, don Ernesto! –dije sin poder contener mi entusiasmo ante semejante promesa.

Después de un rato me ordenó que dejara el sofá cama y me arrodillara ante él: -Agarrame la verga, Jorgito… -estaba mustia, pero en cuanto me puse a sobarla fue reaccionando hasta que por fin se puso bien dura… ¡muy tentadora!

-Bueno, Jorgito, a tomar la mamadera… -me ordenó y me la puse en la boca, pero él me dijo: -No, Jorgito, no, primero quiero unas buenas lamidas y empezá por los huevos…

-Ay, sí, don Ernesto… Lo que usted quiera… -y pasé mi lengua ávida por sus huevos que empezaban a hincharse. Mi lengua anduvo por ahí un ratito para después subir por el tronco despacio hasta llegar al glande, que lamí y besé hasta que él me ordenó: -Bien, Jorgito… muy bien… ahora sí chupala… -y claro que la chupé y gocé muchísimo haciéndolo. Me sentía como en otro mundo con ese hermoso ariete dentro de mi boca, en contacto con el paladar, la lengua y los labios.

Después de un tiempo que por supuesto no pude medir llegó la explosión.

-¡Síiiiiii!... ¡Síiiiii, Jorgito, asíiiiiii! ¡asíiiiiiiiahhhhhhhhhhhhh!... –gritó don Ernesto y me inundó la boca de semen que comencé a tragar con la misma avidez que la de un sediento que en pleno desierto hallara un espejo de agua… Mientras yo tragaba y tragaba él jadeaba echado hacia atrás en la silla.

Minutos después se iba reiterándome que varias veces a la semana volvería para darme pija, y cumplió su promesa.

Soy putito de su propiedad desde hace tres meses y me doy cuenta de que don Ernesto me ha convertido en un adicto a la pija… ¡a su hermosa pija!

(continuará)

Comparte este relato


Esta obra está bajo una .
2856
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


relato la verga d mi çuñado me fascina y me desvirgarelato Mi hermano me hizo un facial xxxporno relatos haber puta quieres verga delante de tu esposoporno mi hermana grita cuando le meto cabecitami primera ves q le fui infiel ami.marido video cogiendonalgoton porno.culiada ha la fuersa y yorabavideo chistoso mujer se cansa d3 tanta mariconadafiesta de disfraces cuernos relatosrelatos pornos de vecinitas confundidasRelatos de señoras infieles y adictas alas tangasse descontrola por la pija relatoIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiaporno con mi papauna y otra ves estoy esautaRelatos de amigas durmiendo juntasuna puta hija jadeando en incestoCuñada en calzoncitos relatosque rica verga tienes miamor metemela mas asi asiLos mejores pornorelatos xxx escritos de las chicas mas calientesme saco toda la leche en la cama porno relatosRelatos de cuñadas en pantimediasmanoseo a mi mamá buenonacuentorelatos la puta de mi familiarelatos como estuve follando con mamafoto morbosas y perversa de mi vecina maduraRelato religiosa madura anál xxxinfiel con el amigorelato erótico "una amiga de mi tía" polla tetaПРОДАМ-БАЗУ-САЙТА-rx-online.ruel culo de esa mujer me fascina y me l folloEl semental de confianza 4 relato pornorelatos tallar veia como Don le metia la verga por el culocornudo consentido preguntas frecuentesrelatos prene a mi novia y a mi hermanami tia desnuda en su habitación con algo increíbleaislado con suegra relatoEl´ginecologo,me´desvirgo.relatomujeres q allan qurdado derengadas pornoa los hombres les exita ver que se nos transparentan las tetas relatorelato de ninfomanas extremasIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiarelato mi mama sexi en bermuda roja le acarisio las nalgasrrlatod cachondrelatos de como mi hermana me toca la vaginarelato mis licras me marca mí vaginarelato la verga d mi çuñado me fascina y me desvirgarelatos eroticos el capataz y la dueñajefe de mi esposo relatoporno de padre con ija acabando de purogustomi suegra me tiene loco por probar coño relatosma pajeameuff vaya.cadera. y curvas tiene la esposa de mi jefe de trabajo xxxrx videos ropa muy pegadarelato "correte en mi culo" filialwww.relato de sexo trasvesty mi mama me compra lenceriahilo dental enlechado relatos pornoxxx com cuñados susesos realesmorisca azadacomparando la polla de mi marido relatoshumillar pene pequeño relatostengo un jefe vergudo relatoshombres chupando panochas haciendo gritar alas chicas de placer asta dejar roja la panochatoprelatoshttp://rx-online.ru/relato/9605-vente-dentro-de-mi/relato incesto probar semenChúpame los pechos y hazme el amor de mi panocha desnudos tú y yorelatos trios con ahijadasvideos pornos menseña suverga mipaparelatos padres cornudos humillados por su mujer e hijame coji a la mujer de mi amigo ella no sabe esta vendada relatoscogida creampie abierta concha relatoIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiacuentorelatos.el vestido de mama