INICIO » Categoría » Intimidades

Intimidades

Click to this video!
  • 6
  • 10.119
  • 8,65 (34 Val.)
  • Fue cuando tenía 13 años que empecé a sentir como gay pasivo una fuerte atracción por los hombres mayores e incluso viejos. Ahora, con 18 recién cumplidos, ese morbo se mantiene vivo en mí. Mi nombre es Jorge y no represento más de 15 o 16 años.

    Uno de esos señores que me excitan es don Ernesto, el dueño de la casa donde vivo con mis padres. Curso el último año de la preparatoria y vuelvo a casa alrededor de las seis de la tarde, dos horas antes del regreso de mis padres de sus trabajos. Por esto es que soy el encargado de pagarle el alquiler a don Ernesto.

    Cada vez me calienta más estar a solas con él en el comedor, mientras le doy el dinero y él escribe y firma el recibo. Es un señor delgado, de estatura media, rostro enjuto y cabello gris. Siempre muy atildado. Yo lo miro disimuladamente y me pregunto cómo hacer para insinuarme y ver cómo reacciona. Varias veces lo descubrí mirándome, pero no sé…

    Soy virgen y el deseo convive en mí con el miedo, pero me doy cuenta de que la calentura se va imponiendo sin prisa y sin pausa.

    Me tengo confianza para seducir a don Ernesto, porque soy un lindo chico, muy lindo diría y espero que esto no les suene muy vanidoso. Pero, por otra parte, no sé si le interesará comerse a un varoncito por lindo que sea.

    Cuando llegó el día en que don Ernesto pasaría una vez más a cobrar el alquiler yo estaba dispuesto a todo. Pero ocurrió algo tan maravilloso como inesperado. Tocó el timbre y lo fui a recibir con el corazón latiéndome aceleradamente.

    -Buenas tardes, don Ernesto. –lo saludé mientras hacía girar la llave en la cerradura.

    -Hola, Jorgito, cada vez más lindo vos… -me dijo y sentí que mi corazón latía cada vez con más fuerza.

    -Ay, gra… gracias, don Ernesto… -pude murmurar.

    Ya en camino hacia la puerta cancel, conmigo delante, le oí preguntarme: -¿Y tus papis?

    -Bien, don Ernesto, en el trabajo, como siempre…

    -¿Y a qué hora vuelven, Jorgito?

    -A eso de… de las ocho, don Ernesto… -le contesté mientras abría la puerta del comedor y me hacía a un lado para dejarlo pasar.

    Después lo acostumbrado, él sentándose en una de las sillas que rodean la mesa y yo yendo hacía la cómoda en busca del sobre con el dinero. Pero esa vez hubo algo sorprendente:

    -Qué cuerpo tan lindo tenés, Jorgito… -le escuché decir y quedé paralizado en el gesto de abrir el cajón donde estaba el dinero. Yo vestía un jean ajustado y una camiseta, prendas que había elegido especialmente para llamar la atención de don Ernesto… ¡y lo había logrado!... Entonces decidí ir a fondo: -Ay, gracias… gracias, don Ernesto y… ¿y qué le gusta de mi cuerpo?... pregunté después de darle el sobre. Él tomó mi mano y la retuvo mientras yo me ponía coloradísimo, hasta sentir que mis mejillas ardían.

    -De vos me gusta todo, Jorgito… Tu carita, esa curva de las caderas, la cintura tan fina, tus piernas y… y tu culito…

    -Ay, don Ernesto… -murmuré cada vez más excitado. Yo hasta ese momento era virgen y las ganas convivían en mí con el miedo. Él me hizo sentar sobre sus piernas dándole la espalda y me estremecí al sentir la dureza de su pija.

    -Fijate cómo me tenés, Jorgito… Muy caliente me tenés… -y se puso a acariciarme los muslos, por dentro y por fuera. Yo jadeaba de tan excitado hasta que me dijo: -Parate y sacate toda la ropa, Jorgito.

    -Ay, sí, don Ernesto… me… me da vergüenza pero me la saco… -y le obedecí. Mientras me desvestía lo miraba y veía su rostro crispado, su boca entreabierta. Por fin me exhibí desnudo y él, siempre sentado, se bajó el pantalón y el slip hasta los tobillos y me dijo: -Arrodillate, Jorgito… acá, vamos…

    -Sí, don Ernesto… -acepté sin poder apartar mis ojos de esa hermosa pija totalmente erecta.

    -Chupala, Jorgito… -Y la chupé sin dudar. ¡Qué hermosa sensación! La estuve chupando y lamiendo un buen rato hasta que me dijo con la voz algo enronquecida: -Basta, Jorgito… basta… basta que te la quiero dar por el culo…

    Vi que se mojaba la verga con su saliva y después me dijo: -Sentate, nene… sentate…

    -Sí, don Ernesto… -y me senté lentamente, esta vez de frente a él, apoyando mis manos en sus hombros mientras movía mis caderas para que mi hambriento orificio posterior coincidiera con la punta de esa verga tan ansiada.

    Mientras yo terminaba de sentarme él me la fue metiendo. Sentí un dolor muy fuerte y grité, pero él me tranquilizó mientras me aferraba por la cintura con ambas manos.

    -Ya pasa, Jorgito… ya pasa… -y sí, el dolor fue atenuándose hasta desaparecer para dejarle su lugar a un placer intenso con el cual yo tanto había soñado pero que jamás imaginé tan… ¿cómo decirlo?... ¡tan delicioso! Después sentí los chorros de semen en el interior de mi culo mientras él gruñía y jadeaba como un animal.

    ¡Qué iniciación tan hermosa! Pero todavía faltaba algo.

    Don Ernesto me mandó a tenderme en el sofá cama donde yo dormía mientras él reponía fuerzas.

    -¿Te gustó, Jorgito? –quiso saber.

    -Me encantó, don Ernesto… ¡Gracias!...

    -Mmmmhhh, me alegro, Jorgito, porque esto recién empieza…

    -¿Me… me va a seguir co… cogiendo, don Ernesto?

    -¡Claro que sí! En un rato me la vas a chupar, Jorgito, te vas a tragar toda la lechita y voy a venir tres o cuatro veces por semana para darte verga…

    -¡Ay, qué lindo, don Ernesto! –dije sin poder contener mi entusiasmo ante semejante promesa.

    Después de un rato me ordenó que dejara el sofá cama y me arrodillara ante él: -Agarrame la verga, Jorgito… -estaba mustia, pero en cuanto me puse a sobarla fue reaccionando hasta que por fin se puso bien dura… ¡muy tentadora!

    -Bueno, Jorgito, a tomar la mamadera… -me ordenó y me la puse en la boca, pero él me dijo: -No, Jorgito, no, primero quiero unas buenas lamidas y empezá por los huevos…

    -Ay, sí, don Ernesto… Lo que usted quiera… -y pasé mi lengua ávida por sus huevos que empezaban a hincharse. Mi lengua anduvo por ahí un ratito para después subir por el tronco despacio hasta llegar al glande, que lamí y besé hasta que él me ordenó: -Bien, Jorgito… muy bien… ahora sí chupala… -y claro que la chupé y gocé muchísimo haciéndolo. Me sentía como en otro mundo con ese hermoso ariete dentro de mi boca, en contacto con el paladar, la lengua y los labios.

    Después de un tiempo que por supuesto no pude medir llegó la explosión.

    -¡Síiiiiii!... ¡Síiiiii, Jorgito, asíiiiiii! ¡asíiiiiiiiahhhhhhhhhhhhh!... –gritó don Ernesto y me inundó la boca de semen que comencé a tragar con la misma avidez que la de un sediento que en pleno desierto hallara un espejo de agua… Mientras yo tragaba y tragaba él jadeaba echado hacia atrás en la silla.

    Minutos después se iba reiterándome que varias veces a la semana volvería para darme pija, y cumplió su promesa.

    Soy putito de su propiedad desde hace tres meses y me doy cuenta de que don Ernesto me ha convertido en un adicto a la pija… ¡a su hermosa pija!

    (continuará)

    • Valorar relato
    • (34)
    • Compartir en redes

    Online porn video at mobile phone


    Chaparra caliente empinada relatosvideo porno de un muchacho con lunares rojo en el brazofetiches putitas anos clitoris desnudasladrona violada relatoporno de riberoyapanocha culo nalgas tangas tetas y brasierrelatos con mi hermana altanera 2videos impresiones en bikini hombre echando el semen de la vaginale chupa el culo a la hija del jefevideo porno pillando a una pareja follando y me uni a ellosme acoste y abri las piernas para que mi papa me follara relatos xxxla puta de mi. amiga alicia se traga mi cemen relatosmi madre i yo nos encueramos para coger porno gratisIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijavideo porno de un muchacho con lunares rojo en el brazoRelatos guarros. siculo insestuosorelatos mi cuñada coquetacometela hasta el fondolesbicientasexotodorelatoLa puta de diana relatosallinurl: online La llamada 3mi deseo de ser madre timida28los amores de Ana Etxeberria relatos eróticosla mejor pagina de relatos lèsbicosporno trio por meteselo aella selo clabo a elestando sola mi amiga me visita en la picina desnuda me gusta mirarlami suegro revisa mis tangassignificado de la palabra taqueritomi hijo me relatos la arrima por atras cuando duerme pornorelato erotico con mujer de condominiotodo relato mi hijo se pajea con mi ropapeque culo moderno folladorelato erotico con mujer de condominiorelatos de mujeres describiendo cuando eyaculan dentro de su culorelato lamiendo sandalias blancashttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&relatos metemela despacio hermano no seas brutipornohonbre pijon apenaRelatos el señor y la muchachaen una pijamada me desvirgaron relatosrelato sexo segui cogiedome haci hijoporno de riberoyatrufaCuencaRelatos porno 2016 como follarme ami comadre dormidave a su tia con la vagina carnosa y se la follarelatos mi tía hermana me cogiórelato "hazte una paja" filialCuñada en calzoncitos relatosIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiarelatos en un concierto al aire libre me cojieron por el culolos amores de ana etxeberria 12follando anal y vaginal lentamente dolores inimaginablesrelato cornudo sumiso humillado dominado esclavorelatos entre hermano con polla grande y hermana en minifalda y hilo dental 2017mi pija entreno la cola de mi suegra . amor filialrelatos papi me la puso en un recital en la colami suegra me descubre dando de mamar asu hija mi semen relatoscache:93zNrtzWjXEJ:rx-online.ru/relato/9417-carlota-e-isabel-3/ Relatos filial cogiendo a mi hermana despues de seducirlahttp://rx-online.ru/relato/5653-de-tal-palo-tal-astilla/cuentos relatos .con/relato /4793-mayte mi cuñadame coji a liliana por el culo relato pornosMi hija y el MSN parte unocuentos eroticos me gusta que vean tener sexorelato mi tia victoriarelatos oliendo mamiRelato porno con mami nos asemos cojer la colaBombachita corpiñito para pajiarmeporno mamando a dieguito el activo pollon rico y guapohttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&Relato mi cuñadita mebio desnudo