Amor Filial

Click to this video!

Descubrí el punto A, en el culo de mi cuñada ¡Qué putaza!

Lobo Feroz

Puedes valorar este relato sin estar registrado. ¡ANÍMATE!
Imagen de perfil
  • Autor: Lobo Feroz
  • Publicado 30/06/2016
  • Vistas: [ 54.982 ]
  • Valoración media: [ 9,558 ]
  • T. de lectura [ 18 min. ]

Categorías eroticos

RESUMEN

Mi cuñada encuentra en el sexo anal, la quinta esencia del placer, no está completa si no ha tenido un orgasmo anal, en éste encuentra el súmmum del placer. Cogida por el culo se siente bien mujer, yo he sido el que mejor la ha comprendido. ¡Qué putaza!


Categorías eroticos
ESTE RELATO HA SIDO ROBADO DE cuentorelatos.com

Esta historia fue algo que me sorprendió gratamente, dos fanáticos del sexo anal se juntan para un mismo propósito.  Mi cuñada encuentra en el sexo anal la quinta esencia del placer sexual, no está completa si no ha tenido al menos un orgasmo por el ano, en éste encuentra el súmmum de los placeres, solo cogida por el culo se puede sentir plena, bien mujer, yo he sido el que mejor la ha comprendido, también me siento realizado por haber disfrutado tantísimo en su culo. ¡Qué Putaza!

La vida nos da sorpresas todo el tiempo, alguna lo son más que otras, ésta lo fue, tanto que aún me sigue asombrando, el placer de esta novedad es algo perdurable.  Para no crear mayor expectativa voy directo al asunto:

La semana pasada, para ser más preciso jueves en la noche, había llegado temprano a casa, mientras me descalzaba activé el contestador para escuchar un único mensaje que decía: 

—Luis, “... para que no cocines, esta noche, te esperamos: tu mejor cuñada...”

Tengo cincuenta años, estoy viviendo solo, por separación de mi esposa, la invitación era prometedora.  Solo me di una rápida ducha para sacudirme el cansancio de la jornada, una cerveza y encaminé mis pasos a casa de Eunice, hermana de mi esposa, con la que siempre tuve, antes y después de la ruptura conyugal, una buena relación de afecto, agrego que después, aún mejor.  Precisamente fue ella la que siempre me tendió una mano para acomodarme a esta nueva situación, según ella, y siempre a modo de broma, para conservarme en condiciones para cuando se recomponga el conflicto con su hermana.

Llegué algo temprano para la cena, me recibió Eunice, amable y solícita, esta vez mucho más gentil, mucho más solícita que lo habitual, diría que exageradamente afectiva.

—Carlos (el esposo), avisó estar demorado por un trámite, que se regresaría mañana.  - Supongo que no tendrás problema en cenar con nosotras, en cualquier momento llega tu sobrina. Aún es temprano, ¿tomamos una copa?  - asentí con un gesto.  Fue por ese trago.

Ambos compartimos el gusto por el vodka, preparó dos “destornillador” (cóctel)

Me acomodé los almohadones en el amplio sofá, preparándome para disfrutar el trago que venía de la mano de mi cuñada, extiende la copa y sienta en el apoyabrazos de mi lado.

Ya de inicio note ese exceso de amabilidad anunciado, pues con la excusa de acomodarme un almohadón en mi espalda, se estira y hace ostensible el frotamiento de sus pechos sobre mi hombro, como si no lo hubiera advertido convenientemente, repite la acción más notoriamente.

Imposible dejar de sentir el contacto de las tetas, que aún bajo la delgada tela de la camisa, podía sentirlos sueltos y los pezones erectos frotándose en mí.  Me ponía en situación incómoda, teniendo en cuenta que venía de más de dos meses sin probar la humedad de una conchita. Como si hubiera leído mis pensamientos, o tal por haberlos leído notó como el pene estaba inquieto y creciendo sin demasiado disimulo. Con estudiada inocencia se sentó en el puff, frente a mi hablando no sé de qué cosas domésticas, que ni recuerdo pues todos mis sentidos se repartían en la abertura de la camisa que mostraba más de lo prudente las agitadas bellezas mamarias, sumado al movimiento de cruzar y descruzar las piernas al mejor estilo de Sharon Stone en Bajos instintos, por cierto que los míos estaban bien bajos y alterados, sin poder apartarme de la vellosidad que me nubla el entendimiento en cada cruce de piernas, algo que tenía “calientemente” calculado.

De más está explicar que todo esto era deliberado y estratégicamente manejado por ella, me dejé conducir en este juego de seducción, que ella controlaba como pocas.  Sonríe insinuante, humedece con la lengua el labio inferior, chupa su dedo índice, pendiente de mis reacciones para conseguir que mi estado pasara de la indiferencia al de atento observador.   Desde aquí al estado de excitación fue tan sólo un trámite, simple y rápido, tal era mi fascinación que las consecuencias en mi entrepierna eran harto evidentes.  Su sonrisa agradece el halago de ver como el testimonio entre mis piernas se hacía notar a full.

Los gestos pudieron sobre la prudencia, la tentación y el deseo sobre la cordura.  Me levanté, abrazarla, tomada de la nuca la apreté contra mí cuerpo, necesitaba sentirla contra mí.   Ella se encontró delante de su rostro al efecto de sus insinuaciones, lo libertó sin mucho preámbulo.

Tomó la carne en su máxima erección, los dos meses sin contacto femenino exhibían la prueba fehaciente, abrió grandes los ojos en señal de franca admiración, lo tomó “a manos llenas”, lo beso con la boca bien abierta.   El mundo dejó de girar por un instante, fue el tiempo que demoró en tomarlo entre sus manos y friccionarla, suave, suavemente, sin sacársela de la boca, perdí la visión de mi carne y de mi vida: estaba dentro de su boca.

Desde ahí el calor de su boca me llegó al alma, no podía pensar en otra cosa que mi placer, no había nada en el mundo que me pudiera soltar de ella, cuando volvía los ojos la encontraba fija en mis reacciones, controlando y manejando cada uno de mis gestos. Sus movimientos de vaivén y de presión sobre la carne hinchada y caliente se hacen más rápidos y urgentes, se adapta a la crispación de mis manos en su nuca, me las saca para manejarse con comodidad, ahora las manos de mi cuñada me toman de las nalgas, las estrujan al mismo tiempo que siento la ebullición del semen emprendiendo la carrera hacia la libertad.

Aprecia cada gesto, cada latido íntimo, siente y presiente la inminente “venida”, sus ojos hablan lo que su boca no puede pronunciar: - ¡Vamos!, ¡vamos! –parecen decir, gesticulando la cabeza.

Me preparo, se tensan los músculos de mi espalda, las piernas tensas, los movimientos de vaivén en su boca se hacen más rígidos, ella sabe que la liberación de esperma es inminente, sus ojos lo dicen, y un leve gesto de su cabeza me incita: -¡Vamos, vamos!

Cierro los ojos, echo la cabeza atrás y.… me dejo ir...

Me voy en esa boca, como siempre hube deseado, era el momento sublime, sentir como se va la vida en cada emisión, en cada chorro de semen.   Gruesos y largos, el dique de abstinencia derribado, de pronto sin preparación hizo el milagro de liberarlo.  Con el último chorro se me fue el último suspiro, la energía se me había ido en ella.

Eunice me sostuvo, sabía lo que me pasaba, la tensión perdida en la emoción del magnífico orgasmo dentro de su boca se había llevado el resto de energía.  Acompañó mi cuerpo hasta dejarme caer nuevamente en el sofá, arrodillada entre mis piernas, atoradas por el pantalón enrollado en mis tobillos, limpiando los últimos vestigios de la abundante acabada, que tragó en dos movimientos.  No desperdició ni una sola gota del mágico elíxir.

Como adorando al guerrero derrotado por su propio deseo, esperó para recibirme con la mejor sonrisa, relamiendo el resto de mi sabor de sus labios.   Supo aguardar que recupera el aliento, la sorpresiva avanzada y la calentura intempestiva me había dejado en estado de relax por un buen momento, tanto que pensé demoraría mucho en volver al estado activo, pero el revivir del sexo tan rápido fue absolutamente un logro personal de Eunice.

Despacio, con prudencia y cuidadoso trato fue volviendo al “guerrero” a su actitud de enhiesta beligerancia, los cuidados bucales prodigados con técnica y dedicación consiguieron ponerlo en condiciones de volver a la actividad, en plenitud de sus cualidades de órgano viril y “rompedor”. 

Le tenía ganas desde hacía años, ahora era mi turno de devolución de atenciones, intercambiamos posiciones, metí la cabeza entre sus piernas buscando esa jugosa ostra para robarle la humedad que la habita.  La dejé tan, pero tan cachonda que bramaba como un felino, tiraba la cabeza hacia atrás, para poder tomar el aire que le robaba por la boca vertical.

Se le notaba que estaba también en período de abstinencia sexual, y cuando dos leños secos se frotan es inevitable que se enciendan, tal nos sucedió a nosotros, nos encendimos de tal modo que en pocos minutos estábamos en el sofá en bolas con ella montada, empalada en la pija, subiendo y bajando por el palo como nadie.  Admirable potencia y voluntad para coger, sabía cómo manejar a un tipo, cómo hacer su propio goce.

Se calienta tanto en este primer polvo que prontito llegó al orgasmo.

—Tranqui bebé, soy multi, esto solo fue una muestra gratis, lo mejor está por venir.  Tomate tu tiempo, también soy de largo aliento y me gusta lo mismo que a ti.  Quiero, necesito, que me hagas el culo como se lo…   -y se cortó antes de mencionar a…, supongo que a su hermana.

Llegó un segundo, seguidito, tan solo era elevar la pelvis para ensartarla mejor y tener otro, así una seguidilla de pequeños estertores, uno en cada elevación del choto empujando en su sexo, ni sé cuántos fueron.

No me la imaginaba tan calentona, ni tan expresiva a la hora del sexo, será por eso de que el mejor sexo es el que no se programa, ese que se da de improviso.  Eunice, caliente como una caldera, se topó con uno que está sin almeja, y me doy un atracón de concha hasta empacharme.

Luego de ni sé cuántas veces desmontó y la lamió, no dejaba de mover el culazo, como para excitar a un muerto.  Sabe que lo tiene grande y bonito, lo mejor de todo el que sabe usarlo y disfrutarlo.  Sentada en el borde del sofá, me acaricia la poronga, le gusta manosearla. No me la había imaginado tan sensual, tan expresiva, sería por eso de que las apariencias engañan, en este caso totalmente, tengo delante a una desquiciada calentona que está buscando la horma de su zapato.

Sin dejar de frotarme la poronga, me dice: “soy una apasionada por el sexo, que Carlos no le da tanto como necesita, que para calmarse durante el día por las mañanas pasa por su amigo el bidet y se da un baño de asiento, con el chorro de agua tibia en “la canaleta” moviéndose consigue unos ricos orgasmos, claro nada que ve con el que me dio tu preciosa poronga cuñadito”

—¿Te gustó lo que te conté?, ¡Wow! se te puso más dura.   Me tenías ganas también.  Puedo ser tu perra esta noche, tenemos un buen rato para nosotros, la cena puede esperar y Marcela (su hija) pensaba quedarse en la casa del noviecito, así que…

Me gustan las hembras que no son “vuelteras” que van directo al grano, bueno… ella directo a la pija, sabe dónde está lo bueno, lo tiene entre manos, ¡ja!  Mientras ejercita sus manos sobre el falo, yo las ejercito tocándole el culazo, se acomoda para ponérmelo bien “a mano”, me parece que la predilección por esa parte de su anatomía es gratamente compartida. 

—¿Tanto te gusta mi culo?

—La pregunta es más que obvia, que tipo no mira el culazo que tienes.   Lo sabes y lo meneas provocando, bien

putita, bien perra.  Claro que me gusta, me encanta coger por el culo.

—¡Touché! También me encanta, más de lo que te imaginas.  Vas a poder apreciar como lo voy a manejar cuando estés dentro.  Me estás calentando, que guacho eres, cómo me pones de caliente.  Deja de embromar, ¡vamos a coger!  - ¿Cómo quieres que me ponga?  ¿En cuatro? O… mejor, como la tienes gorda y un poco cabezona deja que me ponga encima así puedo acomodarme sin dolerme.  ¿Crema?  Hmmm… me parece que te gusta sentir como se abre la carne a su paso, al natural… hmm… bueno… vamos con saliva para comenzar…

Por comodidad me acomodo en el piso, sobre la alfombra, me tendió, acomodó en cuclillas, el choto bien lamido, gastó toda su saliva para humectar la cabezota y la entrada del culo.  Descendió despacio, abriéndose los cachetones, moviéndose en círculos hasta quedar con la cabeza del choto a medio entrarle, inicia una especie de danza “ritual del orto” para acercarse e ir bajando despacio, sin dejar el subibaja.

Colaboro con mis manos ayudándola, sostener de las nalgas, favorecer el descenso hasta quedar a pleno, ensartada, descansando sus glúteos sobre mi cuerpo y el choto perdido en la profundidad del complaciente orto.  La gloria de sentir como una hembra puede gozar tanto con una pija dentro, el rostro dice más que sus gemidos.  Inclina el cuerpo hacia mí, pone las tetotas en mi boca para que maltrate a esos agresivos pezones que desafían ser mamados y frotados.

El polvo anal se va gestando desde sus entrañas, toda ella es una máquina de placer, encendida y a todo dar, subibaja, mueve en círculos, conoce todas las piruetas propias de una diletante del sexo anal.  No para de vociferar, relatando paso a paso como disfruta el placer increíble. 

—¡Qué bien, qué bueno, qué bueno!  ¡Cómo me gusta cogerte!!!!

Todo lo que pueda escribir empalidece con el brillo impactante de sentir a una mujer de goce desconocido para mí, sobre todo en un momento de máxima, cuando comenzó a agitarse como una coctelera, vibrando y bramando, algo inusual y extraordinario.  Bramó mucho más que cuando se vino por la concha, faltan adjetivos y sobran superlativos para expresar su pasión totalmente desatada.

—¡Hmmmm… Ahhhh..!

Itero, las expresiones son meramente referenciales, no llegan ni de lejos a explicitar cómo fue esa “acabada”. Se viene, con la poronga dentro del culo, moviéndose, es artífice de su propio orgasmo.  Vocifera groserías y obscenidades que se parecen más a un rezo esotérico dirigido a la diosa de todos los placeres.

—¡La puta madre!, como me haces gozar hijo de puta.  ¡Que perra me haces sentir, guacho divino!  ¡Cooomo me gusta!... –vocifera entre jadeos. 

Se encontró con la horma de su zapato, le calza justo y disfrutamos el gusto por lo mismo: Sexo anal.  Prolongó la forma y duración de ese orgasmo tan alucinante que la dejé hace todo el gasto, solo ayudaba elevándome, impulsando con mis manos colocadas bajo mis nalgas facilito elevarme para que quede bien empalada, adornada con algunas nalgadas que van enrojeciendo ese culo alucinante.  Agradece el disfrute extra.  Siguió hasta que el orgasmo la había saciado, bueno… de momento.

—Es tu turno, me gustaría dentro del culito, ¿Te va?

Pregunta obvia, retomamos el metisaca, pero para poder venirme necesito más movilidad, darte más rapidito.  Se pone a cuatro patas, arrodillada, la cabeza sobre el piso, sumisión total, sabe qué y cómo nos gusta, se abre los cachetes para que disfrute la visión antes de entrarme en ella.  Monté como el mejor jinete, las nalgas entre mis piernas, espoleando como para domar a la yegua, subido sobre la grupa de esta potranca, nalgueando al mejor estilo del domador.  El gemido imita un relincho para darle tonalidad de doma, nalgueo y me tomo de sus cabellos y comienza el galope algo brusco, dominado por la calentura me paso de revoluciones y le doy pija sin medir la vehemencia y la fuerza en la cogida, ella tan vehemente y tan sumisa.

El todo vale, también en ella, pide más, incita y provoca, quiere a toda máquina, le gusta ser sometida con brutalidad, golpean los testículos en la vagina cuando me voy todo dentro de ella.   Comienza a sentir las mieles del orgasmo otra vez y a vociferar improperios y toda la liturgia del polvo anal vuelve por sus fueros.  Galopando encima de su cuerpo y desde ahí me dejo caer sobre el choto, haciendo de pivote sobre el que descargo toda mi humanidad calenturienta.  Solo cuenta enterrarme cuanto pueda, moverme “agarrado” a ella para terminar el polvo con un gemido venido del más allá, desde el fondo del pecho me sale como un estertor de muerte. 

El bramido salvaje acompañó el movimiento del pene cuando me vine dentro de su culo, sentía latir la poronga en cada expulsión de leche, alivio y muerte, pasión e infierno.  Del cielo al infierno, todo y sin escalas.  Quedé tendido, asido a sus cabellos, enroscado en su delirio, habíamos encontrado el “tal para cual” el ying y el yang en este polvazo irracional y loco.

Mientras disfruto el después, Eunice, transfigurada pero feliz de haber llegado a ese orgasmo tan temido, esos que cuando se dieron la dejaron del otro lado de la vida, como ahora.

—Ay Luis, me has hecho la mujer feliz, no sabes cuánto había deseado un polvazo como el que nos dimos. “No sé si

seré anormal, pero… cuando todas las mujeres están buscando ese punto G, yo creo haber encontrado mi punto A, mi punto anal.  Antes de Carlos cuando bien pendeja descubrí esa cualidad, el abuelo de una compañera del secundario, que la tenía grande también, me estrenó en el sexo y me enseñó a disfrutar de este culo que ya hacía suspirar a los papis de mis amigas.

El “abuelito”, tenía una poronga cabezona como la gran puta, y sabía coger y manejarla como un experto; me calentó, pero a la -hora de meter manos a la masa- casi recula se asustó por las consecuencias pero yo estaba caliente como una caldera, no podía más de calentura y se lo impedí.  Lo metí en su cuarto, cerré la puerta y me subí la falda, corrí la bombachita, puse la “chocha” en cara, sabía que con mi aroma de hembra caliente forzaba a hacerme el amor.

Me comenzó a meter los dedos, a chuparme la conchita, haciéndome gemir como loca, era mi primer acto de sexo formal, los toqueteos y manoseos con los amigos no eran nada comparado con eso.   Ahora es “de veras” un hombre me tiene derritiendo en su boca, los estertores y vibraciones, el hormigueo y esa sensación de no saber qué me estaba pasando, era el orgasmo que como no tenía referencias, inédita y maravillosa sensación que me estaba sucediendo.

Deliciosa sensación que me dejó temblando, pero mi cuerpo no había sido saciado, necesitaba algo más pero no sabía qué, buscaba a tientas algo que calmara mis calores internos, mi hormigueo interior, esas ganas de algo que no podía decodificar.  No sé bien qué, pero necesito algo más, le rogaba al señor. – Haz algo, me quemo por dentro, siento como hormiguitas que me caminan, porfa abu necesito que me hagas algo, ¡Porfa!

El viejo estaba obligado a hacer algo, tenía la espada de Damocles encima, sacarme la calentura o el riesgo de que armara un griterío y todo terminara en escándalo.  Quemó las naves y echó mano a la sabiduría por viejo.  Volvió a lamerme la concha y pronto consiguió repetir la sensación que me conmocionó y no sabía, deliciosa pero aún no estaba satisfecha, me duraba poco esa sensación, solo era anestesiarme el deseo.  Sabía cómo apurar a un amigo, me habían enseñado a pajearlos y a darle algún besito, era momento de acosarlo, comencé a pajearlo, el viejo se recalienta, los colores le suben a la cara y la pija más dura y comienza a barnizarse por el pre seminal que aflora, se pierde y me impulsa sobre su miembro, me hace mamarlo, se agarra de mis cabellos y se pajea con mi boca.  Paro por las arcadas, pero sigo chupando.  El abu está a punto de venirse, eso sí lo había aprendido con los chicos y me salía justo a tiempo, apretarle la base del pene era algo que me había contado la prima por que lo hacía para que su novio no venga en su boca.

Ahora el caliente es el abu, la mecha de la calentura estaba encendida, ahora ni sabemos cómo desactivarla.  El viejo se pone inquieto y yo casi me asusto verlo de este modo, un mix de nerviosismo y calentura me estremecen.  - ¡Ven acá! No me animó a meterla en tu chochito, eres virgen -asiento- no me animo a desvirgarte, pero… si quieres puedo cogerte por acá, me tocó el culito, encogí de hombros, era sí un poco forzado y un mucho ansioso de sentirla a como diera lugar.

Me acomodó a cuatro patas, buscó una crema en la mesita de noche, y me frotó un poco el ano, unto la cabezota, me prepara para que no me duela tanto cuando comience a sodomizarme.  Moviendo las nalgas, como hiciste recién, me abría el hoyo hasta apoyarla, la desmesura de tamaños parece que lo asustó un poco, pero mi urgencia vence sus temores.  – ¡Vamos, empuja de una vez!  El abu me empujó esa poronga cabezuda, empujó despacio, pero con firmeza, asido de mis inglés, se mueve la pija por el canal rectal, avanza con leves movimientos de vaivén.   Por fin me entró la cabezota, era cuidadoso, pero no me aflojaba, le había dicho, ¡Sigue! No te detengas ¡Si la sacas no la vuelves a poner! ¡Sigue hijo de puta! ¡sigue! ¡cogé ábreme el culo de una vez! ¡Puto, cógeme! Prendido como garrapata, se agarró fuerte de mí yo reculé para cola-borar a sodomizarme de una buena vez, hasta que me la mandó toda.  Reculé mis nalgas contra su vientre, atrapada en sus manazas y el choto enchufado a full.

Hizo caso omiso de mis gemidos ahogados mordiendo la almohada, sofrena los esfuerzos por zafarme por el dolor, la calentura lo dominaba, solo pensaba en cogerme más y más, metisaca intenso, las manos me atenazan, su cuerpo una mole que se viene encima, el choto un pistón que bombea dentro y me abre el culo, me duele y sacudo cuanto puedo, no alcanza, empuja más y más profundo, los testículos golpean contra mis muslos en cada entrada.  Sigo mordiendo la almohada para no gritar, las manos agarrotadas en trozos la ropa de cama, empuja como una locomotora, fogoneada por una calentura atroz.

De pronto en medio del fragor de la tormenta de pasiones y calenturas, siento como si algo estallara dentro de mi ser, se olvidan las tensiones, el dolor se esconde tras esa luz que se enciende en mi mente, casi no puedo escuchar el resoplar del viejo mientras me la mete, se me nubla la vista por las lágrimas, pierdo la capacidad de escuchar, la garganta reseca, una oleada de calor me invade la cara y otra vez siento miles de hormiguitas rondando mi vientre.  Una súbita paz me invade, repentina sensación de llegar a un espacio donde solo puedo experimentar esa sensación de alegría interior, desconectarme del espacio exterior.  Un jadeo sonoro me brota desde lo profundo de mi ser, se repite en una secuencia que no puedo precisar, son como olas que se van atenuando y muriendo en la playa de mi carne dolorida, la calma viene con la última, larga y sentida llevándome al paraíso. 

Pareciera que el “abu” también se dio por vencido y se rindió a seguir empujando en mi culito.  Los bufidos del señor decían que se había venido dentro, pero estaba tan perdida en mi placer que solo eso existía.  Merma la erección de mi hombre, se va retirando, la cabeza hizo un sonido como de quien descorcha una botella cuando zafó del aro anal.   El sonido del aire bombeado dentro sonó como un pedito, pero lechoso, sentía su enlechada, comenzar a escurrirse de mi ano.  El dolor que comenzada a hacerse notar no impendía que la risa sin sentido hiciera obviarlo.

Con cuidado me llevó al bidet para higienizarme, sacar el semen y limpiar esos leves rastros de sangre por los desgarros propios de la desarmonía de tamaño de su poronga y la estrechez virgen de mi culito.  Me proporcionó un analgésico para que no me quedara dolorida y pudieran notar que me había desvirgado el culo, me hizo jurar que no le contaría a nadie, y si conservaba este hecho como un secreto entre los dos, volvería a cogerme si lo deseaba.  Le conté todo lo que había sentido, esa sensación que surgió en medio del dolor, me explicó que lo sucedido era algo poco frecuente, que había descubierto un punto donde podía llegar al orgasmo desde atrás, desde el culo, que tampoco era extraño porque desde el ano se puede llegar a ese lugar donde está situado el séptimo chakra, y es precisamente con la verga cómo se puede llegar bien cercano, el semen es la energía viva que acciona directamente sobre ese punto energético y eso explica que esa forma de sexo es algo más que sexo, es activar el centró energético que estimula toda la actividad sexual.  Expliqué que antes también había sentido algo parecido, pero esto que me pasó cuando me la metió en el culo era algo superior, algo que me hizo volar”, ahora con la explicación del viejo sabio podía entender y comprender mi forma de sentir el sexo en el futuro.

Eso fue lo que me hizo descubrirme como podía llegar al orgasmo por el culo.  Ah, me olvidé de contarte como terminó la historia, el abuelo de mi amiguita me siguió cogiendo más veces, aprendí a sentir y disfrutar cuando el hombre me acaba dentro. No solo había estrenado mi mayoría de edad, sino accedido a sentirme una mujer plena.

Puedo coger mucho y tener orgasmos, pero nunca estaré completa si no me la dan por el culo, ese orgasmo anal no tiene comparación con ningún otro.  Te puedo asegurar que he descubierto mi punto A, el placer sin igual.

—¿Te parece si nos lavamos y comemos?

Tan solo fue el inicio, la punta del ovillo de más experiencias de sexo anal, Marcela, mi sobrina, también disfruta del orgasmo anal, pero eso es otra historia.

Cuenta una leyenda oriental que las personas destinadas a conocerse tienen un hilo rojo atado en sus dedos. Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado, a pesar del tiempo y la distancia. No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito, pero nunca se romperá. Este hilo lleva contigo desde tu nacimiento y te acompañará, tensado en mayor o menor medida, más o menos enredado, a lo largo de toda tu vida. Ambos lo encontramos.  

Estoy interesado en conocer de experiencias similares y compartir los detalles, espero que me digas como contactare enviando el mail por “comentarios”, en particular modo si eres de Argentina.  Gracias por leerme y escribirme a [email protected] responderé a todas las que me contacten.

 

Lobo Feroz


Esta obra está bajo una .

Todavía no hay comentarios a este relato.
¿TE ANIMAS A SER EL PRIMERO O LA PRIMERA?


Online porn video at mobile phone


historia de cadada gritando al ser follada por dotadomadrasta masturbamdo al yerno relatovideo porno muestro mi culito con el pantalon bien apretado y me cogenConcha culo tetas huevos verga relato pornorelatos erotios gey espiando a etero dormidovideos pornos un honbre gordo i tosco me penetrocon el empleado de mi marido relatorelato la encontre follando y luego yo le meti todo mi penemi hermana se agacho y le vi el culorelatos eroticos "me saque el condon"cuentorelatos madre hijo semen nraguitaschupale la pija a tu papa relatorelatos eroticos xxx descubriendo a mi madre siendo infiel en la playa con un desconocidoporno de insolita calenturacache:QKfvsU-ZC7UJ:rx-online.ru/relato/2090-nuestra-iniciacion/ RELATOS DE BUENAS MAMDAS DE CUCAacabando su culo a pollazos relatosabuelito tocame mi clitorisrelatos erotiicos 2017 "fui suya"cogeme fuerte cabron decia mi esposa relatos xxxrelatos erotikos somos las putas d mi tio garañonporno español tragatelo y el puesto es tuyorelato de una muje desvigami cuñadita se olvida de serrar la puerta del baño y la veo desnudarelatos calientes malhablados hijo de p*** Lléname de mecos la panocha cabrón soy bienmbar coneja relatos pornosmis primos me dieron por el culo relatosrelatos eroticos reemplazando a papami yerno me abrió las piernasrelatos porno de amor filial miradas de placermi cuñada se mete en nuestra relacionrelato chiquito apretaditorelatos madura en casa ajenarelatos pornos de vecinitas chiquita aprendiendo a cogernenita y su conchita con semen relatorelatos prene a mi novia y a mi hermanarelatos mi hijo me bombea el culoRelatos eróticos d chicas infieles x calentura interracialrelatos quiero comprar un sujetadornalgoton porno.pornohonbre pijon apenatanga mi amor culons cogiendo que agare la señalrelato le pedi a mi mujer que follara con otro en pantimediastiende las cibijas al hijo y termina follandolola maldicion placentera de harry potter 2Relatos Meteme la verga tu hija te va complacer papi cojemefollando anal y vaginal lentamente dolores inimaginablesrelato hijo aca no cojeme afueracuando sus bolas chocaron con mis nalgas supe que me la habia metido toda por el culoprimas de vacaciones relatosporno ami esposa la consiento dandole lengua asu chocho y tetas y clictorisduermo con mi sobrinito relatosla humillacion y feminizacion total forzada del maridoA mami le gusta planchar medio desnuda incestorelatos lesbicos de enfermerasfiesta de disfraces cuernos relatosbabeando por un pollon relatoshistoria erotismo con el calzon de mamarelato de mi. miscalzones. bien sucios de. le gusta ami noviorelato venirse dentro no quieropor trabajo me quedo en casa de mi suegra porno relatosRelatos de mamas y hermanas penetradas por los dos ladosjovencitas y jovencitos tironesporno de pilares lo pelitos baginaRelatos xxx en contre ami suegra en una caza de sitasrelatos eroticos 04/04/2017cache:93zNrtzWjXEJ:rx-online.ru/relato/9417-carlota-e-isabel-3/ Relatos erótico lebiana en la segunda guerra mundialxxx de poula husmerallinurl: online Chica Rararelato erotico ayudando a mi hermana a rasurarseinfiel con el amigola mejor pagina de relatos lèsbicoshabitacion a cambio de sexo pendeja 2017