Incesto - Filial

El dulce encanto de mi suegra

Click to this video!
Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 53.380 Valoración media del relato 8,84 (79 Val.)

RESUMEN

Poco a poco empecé a interesarme por aquellas piernas, a observar sus cambios de posiciones, intentando llevar la vista lo más lejos posible, dentro de la bata suelta que solía llevar.

Me llamo Juan. Soy un padre de familia de 45 años. Mantengo una relación con mi mujer de lo más satisfactoria, pese al tiempo transcurrido en nuestro matrimonio.

Este verano, alquilamos una casa de campo en las inmediaciones de El Escorial. Mis hijos, aun pequeños, disfrutaban de lo lindo con la piscina y el jardín...

Mi suegra, viuda, una mujer de trato jovial y altamente emprendedora se ofreció para venir a pasar el mes con nosotros. Así ayudaría, sobre todo, los quince días en los que mi mujer se tendría que reincorporar a su trabajo, en Madrid. Aceptamos gustosamente.

A sus 69 años, conserva un cuerpo de bandera, quizá le sobren algunos kilos. Tiene por costumbre, desde siempre, cruzar las piernas al sentarse, y ofrecer a la vista de todo el que quiera mirar sus hermosos muslos...

Los primeros días transcurrieron muy tranquilamente. Mi mujer, Sonia y yo pasábamos casi todo el tiempo tomando el sol, o yendo a pasear por los bosques colindantes. Mi suegra, Isabel, se ocupaba de los críos, nos preparaba sus excelentes guisos... Cogió la costumbre, después de la siesta, de sentarse en una mecedora bajita, enseñando copiosamente sus muslos a todo el que se sentase enfrente, debajo del porche.

Al volver de nuestro paseo, Sonía y yo acostumbrábamos a sentarnos a su lado, y a comentar las noticias del día o las travesuras de los niños. Por un puro azar, yo me sentaba enfrente de ella...

Poco a poco empecé a interesarme por aquellas piernas, a observar sus cambios de posiciones, intentando llevar la vista lo más lejos posible, dentro de la bata suelta que solía llevar.

Así pasaron los días, hasta que Sonia tuvo que reincorporarse al trabajo. Para no ir y volver todos los días, decidió quedarse durante la semana en Madrid. Vendría a pasar al campo los fines de semana.

A partir de entonces, me quedaba todo el día en la casa, jugando con mis hijos, o hablando con Isabel.... Las veladas después de cenar empezaron a ser diarias, sentado frente a ella, escrutando cualquier movimiento de sus piernas, y la posible apertura de su bata.

Una tarde, sin querer, me torcí un tobillo al bajar por la escalera. Me dolía... Cojeando, me acerqué a su mecedora, me senté en una silla baja, enfrente. Me dijo que le enseñase el tobillo dañado. Me descalcé. Sin mirar, lo apoyé en su silla, de tal manera que quedó mi pie situado entre sus muslos.

Ella los separó para que mi tobillo cupiese bien... La visión de sus muslos enteros, y de sus bragas negras, me llenó la retina... Mientras me acariciaba el pie, yo empujaba para hundirlo un poco más. Ella no decía nada. Llegué a acariciar sus bragas con la punta de los dedos...

"Espera, me dijo, voy a por una pomada"

Volvió con el tubo en la mano. Aparté el pie para que pudiese sentarse otra vez, y los dos recobramos la misma posición. Colocó mi tobillo sobre sus piernas para aplicarme la pomada. Los movimientos de su brazo y de su brazo hicieron que la bata mostrase una enorme apertura . Sus bragas negras estaban ahí, a un metro escaso de mis ojos...

Al acabar el masaje, dejé caer mi pie sobre su asiento, entre sus muslos. No dijo absolutamente nada. Me preguntaba si me dolía.

"Dentro de una hora, te daré otro masaje, y si se te inflama, iremos al ambulatorío del pueblo" decía...

Yo la escuchaba, me acariciaba el tobillo, al mismo tiempo que avanzaba mi pie sobre sus bragas. Medio pie lo tenía acariciándole la entrepierna.

Seguimos hablando. Yo movía los dedos, notaba el espesor de sus pelos bajo el suave tejido... Ella cruzaba de vez en cuando los lados de su falda, como para intentar tapar la visión de sus muslos, rozando mi pie con sus manos, acariciándolo, preguntándome si me dolía...

Así acabamos el día. Inútil decir que tuve que masturbarme unas cuantas veces para sofocar mi calenturón..

Los días siguientes los pasamos acompañados de unos primos que habían anunciado su visita...y el fin de semana, Sonia estuvo con nosotros. No pasó nada .

Un par de veces Isabel me aplicó la pomada, pero desde una postura de lo más adecuada, sin dejar de mostrarme sus preciosos muslos. Yo esperaba a que dejase sus bragas en el cestillo de la ropa sucia para pajearme, oler su "perfume" y llenar el tejido con mi leche.

El martes siguiente, ya solos otra vez, ella, los críos y yo, recobramos nuestro sitio, bajo el porche, después de su siesta. Con el pretexto de que el esguince iba mucho mejor, coloqué mi pie entre sus muslos. Ella los abrió, y coloqué de nuevo mis dedos sobre la tela que tapaba su coño... Durante la tarde y parte de la noche, allí estuvimos, hablando, bebiendo refrescos. No me atrevía a hacer lo que mi mente me susurraba: "Quita el pie e introduce tu mano entre sus muslos..." Dos veces tuve que ir al lavabo a pajearme. Las dos veces volví a poner el pie en el mismo lugar, sobre sus bragas.

Así transcurrieron los demás días, hasta que finalizaron nuestras vacaciones.

La idea de que se trababa de mi suegra, la madre de mi mujer, el miedo a que rechazase otro tipo de caricias, podía conmigo... Su trato era de lo más cordial. Los besos en la mejilla, me parecían más fogosos...

Desde entonces, no nos hemos vuelto a ver. Sonia y yo hacemos el amor bastante a menudo, pero necesito masturbarme pensando en su madre, en el tacto de sus bragas.

Va a venir a nuestra casa a pasar unos días. Le estoy dando vueltas a la cabeza para encontrar una manera de reiniciar nuestras caricias, e ir mucho más lejos.

Quiero follarla, chuparle su coño al descubierto...!

Comparte este relato


Esta obra está bajo una .
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


videos porno rumbo a mi hermana borracha le quité la virginidadrelatos de como hacer que mi esposa pruebe otra vergarozo a mi mama en la cocina relatos xxxsexo relatos con cuñadas y parientesme tocaron el culo relatosrelatos mamá ya no aguanto déjate meter la vergametiendole bruscamente la polla y lo huevos por el culo asta aserla gritarrelatos de cuñadas cachondas ña mi esposo le excita recordar que me violaronel calor de la verga de mi hijo en mi culo segunda partevideos pornos menseña suverga mipaparelatos sobame mi panochita y metemela poquito por favoryo soi la sumisa de mi hijo relato xxxSe chingaron a mi hija relatosrelatos "pegame" "culo" filialrelatos timida28cuentos eroticos el semental de la familia 3 partecuando sus bolas chocaron con mis nalgas supe que me la habia metido toda por el culorelatos ya no era virgen pero la volví a desvirgarsoy hombre pero quiero mamsr y sacarle mrcos a una vergotacuentorelatos tu mejor maestrahermana ahorcajadas en miuslo relato pornole levanto el vestido y me follo a la esposa de mi amigo y me corro dentro de su peludo coñorelato mefollan rn el metroBañandome con mi mama y mi pene paradorelatos porno leido de mades putasrelatos de esposas envilecidas por el culoyo quise que me desvirgara mi papa videos pornomamá con su vestido entallado provoca que mela follePorno nos cojemos a mi mujer para cerrar tratoporno hombres corriendo en chor con el pene paradoRelatos follando con el amigo de mi esposorelatosporno el precio de ser modeloRelatos filia de mama y hermanas con la berga gruesa gugando y con la tanga puestatutivel em ingles relato pucha coger sii metela mamalarelatos eroticos a mi hija viaje ajetreadorelato panochas abultadas de madurasSostienen relaciones sexuales en camposanto    relatos de abusadorasporno español tragatelo y el puesto es tuyohermana tarea amor filialpendejo cogiendo con yegua y perras boxer hasta correrse a dentrorelatoseroticos muy jovencitas primeravez anal por maduro de pene grandefollando anal y vaginal lentamente dolores inimaginablesmbar coneja relatos pornosRelatos sometida y desvirgada siendo jovencita verga no entraba vaginaIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiaSaciando las necesidades en familia - amor filial la puta de mi. amiga alicia se traga mi cemen relatosrelato nuevas experienciascundo ases sexo anal q se sintmi tia desnuda en su habitación con algo increíblemi mama me deja ponerle sus supositorios con mi vergami primera ves q le fui infiel ami.marido video cogiendofilial parodiasRelatos gays el chikillo putosexo el cuelo y mujer y mujer en penela mejor pagina de relatos lèsbicosrelatos mi primo me la metio de un solose cago al ser desflorada/incesto aportemarido camionero tia sola y ardienterrlatod cachondrelato eritico perdido por mama 8relatos sexo poniendo supositorio a suegrami sibrina orina en frente de mi relatosllorando la desvirgada anal relatosporno mujeres asustandose con penes grandesEl inquilino y mi esposambar coneja relatos pornostransexuales corriendose pajeados por otrosinsesto le digo a mi madre nesesito descargar mi leche en su vaginaporn mi hija vio mi pija me pidio metemela por elculoRelatos filial cogiendo a mi hermana despues de seducirlarelatos de pancho alabarderorelatos d maduras putisimas q an follado x el culo con pendejoses daba orinando en un baño público cuando de repente me salío una polla pornorelato de sexo le mando mensajes por messenyer a mi hija todo completorelatos en el bus cónchas carnosasRelatos de trios con esposasvideo porno..em gimnacio charla consu hermana y lo ase acabar gritandohayyy desfora el culo de tu cuñada despasio q me duelerelatos sobando las chichis a madurasrelatos los pechos de mi sobrinarelatos de adolecentes q an perdido ru virjinidarelatos de pancho alabarderome gusta ser la puta de mi papa relatosvideo fue a un dia de camping y le terminan follando el culovideo porno maduras 67.743