Sexo con maduras

Camino de Santiago (2 de 2)

Click to this video!
Tiempo estimado de lectura del relato 34 Número de visitas del relato 17.603 Valoración media del relato 9,82 (11 Val.)

RESUMEN

Nuestro joven médico sigue su camino de peregrinaje y el trabajo se le amontona, pero siempre sale airoso de pruebas y encuentros.

Regresamos a casa... no nos habíamos enterado de la hora... los dos ligeritos de ropa... haciéndonos arrumacos mutuamente, realmente parecía que estábamos solos en el mudo, en eso escuchamos un grito y... era Laurita, por su coño caliente había regresado antes de tiempo, sorprendiéndonos a su madre y a mí, en principio los tres quedamos un poco alelados pero Laurita reaccionó y empezó a reírse...

Vaya mamá parece que Carlitos es la alegría de esta casa.

Cariño... Ayer fue tu alegría y la cura de todos tus males... Hoy fue la mía ¿Qué te parece?

Fenomenal mamá, sólo quiero que ahora las dos podamos compartirlo, al menos mientras él quiera o pueda resistirlo... ¿A ti que te parece Carlos?

A mí muy bien, pero no abusad demasiado de mí.

Pasé en esa casa una semana más y reinicié mi peregrinación, eso sí ... Con la solemne promesa de parar allí al regreso. Cosa que desde luego cumpliré de muy buena gana.

FIN DE LA 2ª ETAPA.

ETAPA 3ª de Sahagún a León.

Este recorrido tiene 52 Km. Y pasa por los siguientes pueblos: Barcianos del Real, Villarmarco, Reliegos, Mansilla, Castro de los Judíos y por fin León. Salí de Sahagún a las 6 de la mañana del día 17 de julio, me puse a caminar de prisa pues mi objetivo era llegar a León sobre las 19 horas del mismo día. A las 18 horas llegué al pueblo de Castro de los Judíos, es un pueblecito pequeño sin mayor importancia, pero entre el calor que hacía y lo cansado que estaba me pareció de lo más acogedor, las casas estaban distribuidas a ambos lados de la carretera y muchas de ellas de moderna construcción.

Pregunté a una señora si alguien en el pueblo podría darme alojamiento, debido a que me encontraba incapaz de proseguir el camino, ella muy amablemente me dirigió a la panadería del pueblo que se encuentra en las afueras del mismo y en la cual solían dar cobijo a algunos peregrinos, al llegar a dicha casa llamé a la puerta (a esas horas la panadería estaba cerrada) salió una chica de unos 20 o 22 años y en cuanto le dije que era médico y peregrino me dijo que esperase, su marido estaba durmiendo (como buen panadero trabajaba de noche) y que en cuanto se despertase le preguntaría aunque creía que no habría ningún problema. La chica me ofreció un gran vaso de refrescante agua y que esperase en el patio trasero de la casa donde se estaba maravillosamente bien debido a lo fresquito que era, ella desapareció en el interior de la casa y al cabo de una hora volvió a aparecer con un señor más bien gordo de edad indefinida (aproximadamente unos 33 años) bastante tosco pero luego de hablar un rato con él resultó ser una muy buena persona, un poquito simple pero bonachón y amable. Quedó muy admirado cuando le dije que era médico y que solo tenía 24 años, no me lo creía, tuve necesidad de enseñarle mis papeles y en cuanto los vio llamó a su mujer y rápidamente le dijo que preparara cena para los tres y una habitación, ella sin decir palabra se dirigió al interior de la casa y Manuel que así se llamaba el panadero me pidió la disculpara pues Graciela (la panadera) era muy tímida y un poco desconfiada con la gente extraña, que en cuanto me conociera un poquito ya vería lo simpática y graciosa que ella era.

Graciela en efecto tiene 22 años y lleva casada con Manuel tres, fue una boda de pueblo y conveniencia por cuestión de unión de herencias (los dos eran hijos únicos) y se convirtieron en los más ricos del pueblo, tiene una estatura aproximada de 1,65 metros, las tetas parecía tenerlas más bien pequeñas, sus piernas rollizas y fuertes seguidas de un culo y unas caderas para quitar el hipo, tenía muy poca cintura, no obstante se le apreciaba un poquitín de barriguita, su cara más bien pecosa con una naricilla bastante graciosa y un pelo muy frondoso del color de la paja seca, ni rubio ni negro.

Manuel y yo nos dimos un paseo por el pueblo y rápidamente se corrió el rumor de que un médico se encontraba por allí, enseguida un grupito de unas 8 o 10 personas entre ellas el alcalde, se me acercaron y me rogaron si podía echar un vistazo a las personas del pueblo que padecían algún problema, ellos pagarían mi alojamiento a Manuel y los pacientes me pagarían lo que pudiesen. La gente me cayó muy bien, parecían todos muy buenas personas y no puse ningún obstáculo, al contrario les dije que les atendería con mucho gusto por lo que quedamos para el día siguiente en la Casa Consistorial en la cual montaría mi consultorio. Manuel y yo regresamos a casa y ya vi a Graciela más sonriente y dicharachera. Al terminar de cenar me acosté y quedé dormido como una piedra, me despertó Graciela a las 8 de la mañana y luego de desayunar me dirigí a mi clínica provisional, atendí a no sé cuántas personas del pueblo todas ellas maravillosas y amables y a las 13 horas me dirigí a casa de Manuel. Me llamó la atención un poco el atuendo de Graciela, vestía una especie de batita blanca bastante fina y cruzada sobre el pecho, sujeta a la cintura con una cinta, al caminar deja ver un poco de sus rollizos muslos y yo comencé a ponerme nervioso, ella pareció darse cuenta de mi estado y la muy zorra se sonreía con malicia. Nos sentamos a comer y Manuel se moría de sueño no daba más que cabezadas. Graciela estaba sentada a mi lado y en un momento que vi hacia abajo me fijé que tenía la bata totalmente abierta sobre los muslos y se le veía el triangulito de sus braguitas, mi polla se puso a mil, como Manuel estaba más dormido que despierto sin pensar en consecuencias bajé mi mano y la puse sobre sus muslos, ella dio un ligero respingo, no se lo esperaba pero no hizo absolutamente nada, abrió ligeramente los muslos y me permitió poder acariciárselos por su parte interna, fui subiendo con mi mano muy despacito hasta sus braguitas, tenía el coño totalmente empapado pues sus bragas estaban ligeramente húmedas, con un dedo separé un poco el elástico de la pierna y se lo introduje en todo el coño, ella estaba totalmente colorada y sofocada, bajó su mano y retiró de golpe la mía, esto lo hizo mirando a Manuel y yo me quedé totalmente desconcertado, entonces ella cogió a Manuel y le ayudó a llegar a su dormitorio, acostándolo inmediatamente, en cuanto regresó al comedor me llamó descarado y sinvergüenza pero su riña parecía muy benigna puesto que se estaba sonriendo y me dijo...

Manuel duerme como una piedra hasta las 19 u 20 horas (en ese momento eran las 15,30) y yo, voy a tumbarme un poco en el patio trasero que se está muy fresquito, tu puedes hacer lo que quieras, te aconsejo vayas a tu habitación y te acuestes también.

Yo no dije nada y un poco mosqueado y bastante cabreado me metí en mi habitación, la ventana estaba abierta y precisamente daba al patio. El patio tenia un muro de cierre muy alto de unos 3 metros era bastante amplio y tenia 4 ó 5 árboles bastante frondosos una hierba bastante crecidita se conoce que era regada bastante a menudo con el agua del pozo que en el centro del patio había. Los árboles daban una sombra fenomenal y al ratito llegó Graciela al patio, me di cuenta que me había visto en la ventana pero hizo como que no me vio, extendió una especie de manta sobre la hierba, soltó la cinta que sujetaba la batita a su cintura y ante mis ojos se la quitó quedándose solamente con las braguitas puestas, sin mirarme ni un solo momento se acostó e inmediatamente se hizo la dormida. Cerré con llave la puerta de mi habitación, de la ventana al patio sólo había un metro de altura por lo que no tuve dificultad alguna en salir y además era la única ventana de la casa que daba al patio, cerré con llave la puerta del patio por lo cual Graciela y yo quedamos totalmente aislados, me dirigí hacia ella y seguía haciéndose la dormida, en un santiamén me puse en pelotas, me tumbé a su lado y empecé a acariciar dulcemente sus tetitas, las tenía pequeñitas pero duras y redonditas, sus pezones empezaron a reaccionar y empezaron a crecer, tenían poquito diámetro pues no llegarían a un centímetro pero en compensación tenían unos dos centímetros de largo, me metí él más cercano en la boca y ella seguía durmiendo, mi mano fue bajando suavemente sobre su abombadita barriguita (que gusto acariciársela) hasta que llegué a sus braguitas y empecé a acariciar su abultado chochito, entonces ella pareció despertar y sin decir palabra se apoderó de mi polla y ¡OH! Maravilla no se extrañó en absoluto pues resulta que la de Manuel tiene el mismo tamaño y era la única polla que ella conocía, empezó un sube y baja fenomenal ¡Qué paja tan sabrosa me estaba haciendo! Entonces me giré le quité la braguita y metí toda mi cara entre sus hermosos muslos, a ella nunca nadie le había hecho eso y en principio quedó desconcertada y me llamó cochino pero en cuanto empecé a pasar mi lengua a todo lo largo de su rajita empezó a suspirar y a dar pequeños grititos...

Más, cariñito, más, lámeme más, ahí, sí, ahí, méteme más la lengua ¡ay qué rico! ¡queee... rico! Me estoy volviendo loca.

Entonces toqué su clítoris ahí fue la hecatombe empezó a retorcerse me aprisionó la cabeza con sus muslos y empezó a correrse, su coño era un verdadero manantial de flujos, estaba ardiendo y a mí por poco me arranca las orejas con sus muslos. La pobrecita en cuanto se espabiló un poco me cogió la cabeza y empezó a besarme con verdadera veneración y entonces le dije...

Bueno te toca.

Y ¿qué tengo que hacer?

Me puse de pie y acerque mi polla a su boca, ella puso una cara de asco imposible de describir.

No, yo eso no lo hago, yo no lo hice nunca.

Tampoco nunca nadie te había hecho lo que yo te hice. Y te gustó.

Entonces con su mano muy tímidamente cogió mi polla y lentamente acercó su cabeza, abrió un poquito la boca sacó su lengua y la paso un poquito sobre el glande, pareció gustarle y se la metió un poquito en el interior solo la puntita pero su aliento quemaba entonces cogí su cabeza con las dos manos y de un empellón se la metí casi hasta la garganta, quiso gritar pero no pudo, entonces la retiré hacia atrás un poco y suavemente empecé un lento saca y mete, ella le cogió gusto a la cosa y terminó siendo una verdadera profesional de la mamada, con sus uñas rascaba suavemente mis cojones, su lengua se deslizaba a lo largo de mi polla mientras su mano le daba de arriba a bajo de improviso se la volvió a tragar y yo sin poder evitarlo empecé a correrme a chorros y ella no pareció inmutarse (le gustó el semen) se tragó todo lo que pudo y tenía una cara de viciosa y putón que me dejó atónito, al mismo tiempo y casi sin tocarla, solo acariciando sus senos volvió a tener otro orgasmo, mi polla para no variar seguía tiesa como un palo, la recosté sobre la manta, me introduje entre sus piernas, apoyé el glande entre los labios de su vagina y... adentro. Cómo follaba la condenada, sus movimientos eran desconcertantes, un poco para los lados luego de abajo a arriba y allí se mantenía un ratito como saboreando la salchicha que tenía dentro después otra vez rotación y sin previo aviso comenzó a dar andanadas con su culo igual que una locomotora, lanzó un grito que yo creí que despertaría a Manuel y a la gente del pueblo que en ese momento estaba haciendo la siesta, empecé a correrme también y mi semen salía por los costados de su vagina debido a la gran cantidad que le lancé en su interior, los dos quedamos medio muertos de gusto y cansadísimos, yo me quedé medio dormido pero me desperté debido a una sensación terriblemente agradable en mi pene, Graciela con su boquita me estaba haciendo una mamada maravillosa, me giré un poquito y metí mi boca en su todavía chorreante coño, localicé su clítoris y empecé a darle pequeños chuponcitos mientras introducía lentamente dos dedos dentro de su vagina, después de un buen rato solazándonos los dos con el gustirrinín que nos estábamos prodigando la cogí y le di la vuelta pues aquel culo tenía que desvirgarlo, Graciela tenía un culo fabuloso, me situé detrás de ella y ella al darse cuenta de mi intención quiso escapar, pero la tenía muy bien cogida de las caderas y como tenía el culo todo empapado de sus flujos y yo la polla empapada de su saliva en cuanto le apreté un poquitín ¡Zas! La cabeza adentro, ella apretó su esfínter y no me dejaba avanzar, entonces opté por quedarme quietecito mientras tanto con una mano acariciaba sus tetitas, ella empezó a relajarse yo seguía acariciándola dulcemente, como ya no hacía nada por soltarse mi otra mano se introdujo en su coño y entonces comencé a apretar y mi polla empezó a entrar en su interior sin dificultad de ningún tipo ella empezó a suspirar y a dar grititos yo inicié un mete saca desenfrenado y los dos empezamos a corrernos de nuevo como verdaderos animales. Nos abrazamos, nos besamos y nos dimos cuenta que pronto Manuel se despertaría, nos fuimos los dos al baño nos duchamos juntos y a toda prisa yo me metí en mi habitación y al poco rato alguien aporreaba la puerta, era Manuel para decirme de ir a tomar unos vinos mientras Graciela preparaba la cena yo le dije que sí y cuando salíamos Manuel le dice a su esposa...

Té noto como algo cambiada, estas muy guapa ¿Verdad Carlos que está muy guapa?

Pues sí, estuvo toda la tarde durmiendo la siesta y seguro que le sentó muy bien.

¿Y tú que hiciste?

Pues dormir también estaba cansado de las consultas de esta mañana.

Estuve tres días con Manuel y Graciela con la disculpa de atender a unos pacientes que lo requerían, la realidad era que mientras Manuel amasaba el pan yo amasaba el pandero de Graciela y dentro de 9 meses Manuel será muy feliz con el retoño que a bien seguro le dará Graciela. FIN DE LA 3ª ETAPA.

ETAPA 4ª de León a Rabanal del Camino.

Este recorrido es de 64 Km. Y pasa por los siguientes pueblos: Órbigo, Astorga y Rabanal. Salí de León muy temprano serían las 7 de la mañana del día 21 de Julio y me puse a camino, pasé el Órbigo sobre las 8.30 o 9 horas, después de un breve descanso continué el camino sin encontrarme absolutamente a nadie, kilómetro tras kilómetro llegué a la ciudad de Astorga, me quedé a pasar la noche en un hostal para peregrinos sin que aconteciera nada señalable por lo cual muy temprano el día 22 continué el camino hacía Rabanal y todo siguió igual ¡Nada a señalar!

ETAPA 5ª de Rabanal del Camino a Villafranca.

Son 49 Kilómetros de recorrido: pasa por Molinaseca, Ponferrada y Cacabelos, como en esta etapa tampoco ocurrió absolutamente nada... pues seguiremos camino.

ETAPA 6ª Villafranca a Triacastela.

Son 47 Kilómetros pero dificilísimos, todo es pura montaña, pasa por los pueblos siguientes: Castro Sarracín, Cebreiro y Liñares do Rey. Es de resaltar en esta etapa el típico albergue de O Cebreiro, son las famosas PALLOZAS, esta es una especie de casa rural montañesa (más bien es una choza) pero que el peregrino aprecia considerablemente pues nos permite descansar a gusto y durante el tiempo que se necesite.

El día 25 llegué a Triacastela. Es el día de Santiago Apóstol, día de la comunidad Gallega y la verdad me encantaría poder estar en Santiago, pero en fin algún día llegaré.

Lógicamente en Triacastela estaban de fiestas y yo muy cansado pregunté a una buena señora de edad indefinida dónde podría encontrar un lugar para descansar, y ella muy campechana me dice...

¡Ay! Neniño pues té bienes con mi hermana y conmigo a nuestra casa, hay que caminar un par de Kilómetros pero como té queda en camino es recorrido que ganas ¿Qué te parece?

Por mi encantado señora, mire Ud. Yo soy médico y si puedo prestar mis servicios mejor, si no Ud. me dirá lo que tengo que pagar.

Bueno neniño tú no te preocupes ya veremos que es lo que puedes hacer como médico o lo que sea ¿De acuerdo?. Tú te esperas aquí mientras yo voy a buscar a mi hermana.

Como a la media hora llegó la señora y me dice que no encontró a su hermana, por lo cual nos dirigimos a su casa, por el camino nos presentamos, ella se llamaba María y tenía 43 años, era una persona bastante corpulenta sin ser gorda, ligeramente más alta que yo, calculo 1,71 metros, sus tetas debían de ser enormes, el culo bastante ampuloso dentro de unas caderas rotundas y en contraste con tetas y caderas, se apreciaba una cintura más bien estrecha, total que sus medidas aproximadas serían de 115 - 75 - 110, lo que se puede decir, una señora muy rolliza, era muy morena con la cara quemada por el sol y la montaña y los andares y formas de la típica mujer aldeana, de su hermana me dijo que tenía 37 años y se llamaba Antonia, las dos eran solteras y vivian solas, hacía escasamente un año que habían muerto sus padres.

Llegamos a casa, era una típica casa de campo pero se apreciaba que económicamente era muy potente, más que casa era un PAZO perfectamente modernizado, allí no faltaba de nada. Yo estaba muy cansado y pedí poder acostarme, por lo cual María me preparó una habitación y me acosté de inmediato. Sobre las 10 de la mañana me desperté, cogí unas toallas que María me había dejado y me dirigí al cuarto de baño, justo en cuanto me estaba acercando se abrió la puerta del mismo y salió secándose la cabeza y totalmente en pelotas la que me imaginé sería Antonia, yo me quedé de piedra pues el cuerpo de la Antonia era mareante, aquello no eran más que curvas, sus tetas grandes y muy bien formadas, un poquitín caídas me imagino que por la edad, sus pezones marrón oscuro eran grandes y gordos dentro de una aureola también de color marrón oscuro bastante grande pero que hacían un conjunto precioso, la cintura estrecha, el culo respingón, unas piernas como columnas de mármol y en medio de ellas un coño que a primera vista era espectacular, sin tener demasiado pelo su pelvis era abultada, gordita, en ese momento tenía los labios del coño totalmente cerraditos pero se veía que también eran gorditos y todo el conjunto en una estatura de 1,75 metros aproximadamente. Ella al oír mis pasos un poco sorprendida se sacó la toalla de la cara y al verme lanzó un grito de espanto, yo estaba alelado, llegó María corriendo, ella al vernos a su hermana y a mí que seguramente teníamos una cara de tontos difícil de describir. Ella al ver a un extraño en su casa y yo al contemplarla a ella en pelotas. María se reía como una loca. Antonia se puso rápidamente la toalla delante de su coño (no le daba para nada más) y María en cuanto paró de reírse nos presentó, le dijo que me llamaba Carlos, que era médico y peregrino e iba camino de Santiago que trató de localizarla el día anterior para presentarnos y que le fue imposible. Luego me enteré que entre ellas no solían dar explicaciones de sus andanzas, motivo por el cual el día anterior María no había localizado a la Antonia.

Con muchísima naturalidad Antonia me dio dos besos, me dio la bienvenida y me dijo que podía pasar al baño que luego nos veríamos en la cocina, María bastante sorprendida me dijo...

Neniño le caíste mejor a la Antonia que a mí y ya es decir, sobre todo por lo rara que ella es.

Al poco rato me dirigí a la cocina y allí estaban las dos hermanas esperándome para desayunar, Antonia con una sonrisa muy irónica me dice...

- Bueno doctor ¿Qué le pareció el examen al que me sometió hace un rato?

Yo muy desconcertado y rojo como un tomate fui incapaz de decir algo que fuera coherente, las dos hermanas viendo mi desconcierto se tronchaban de risa y me di cuenta que ambas eran un par de cachondas y calentorras. Desayunamos de una forma deliciosa y luego Antonia me pidió si la acompañaba al pueblo, si su hermana no tenía nada que oponer, por supuesto, María dijo que no había problema alguno. Cogió el Land Rover y nos dirigimos al pueblo, a la gente no les extrañaba en absoluto ver a cualquiera de ellas con un extraño, tenían muchas amistades y todo el mundo sabía que acostumbraban a dar alojamiento a muchos peregrinos, por otro lado eran personas muy queridas y sobretodo respetadas por lo cual todo el mundo se cuidaba muy mucho realizar cualquier comentario. En el pueblo realizó una serie de compras para a continuación regresar a casa, como era muy temprano (las 11,30) y no se comía hasta las 14,30 me dijo si me gustaría ver la finca, a lo que respondí que sí, ella metió el vehículo por un camino muy tortuoso e inició la subida a la montaña (me dijo que se veía un paisaje maravilloso desde la cima) yo en lo que me estaba fijando era que su falda cada vez se subía más pues ya podía verle la puntita de su braguita de color negro, ella se dio cuenta que no hacía más que mirarle las piernas...

¿Qué pasa nene te gusta lo que ves?

Por Dios que ya no soy tan nene.

Es que te veo tan embelesado.

Bueno es que tienes unas piernas preciosas.

Dicho esto ni corto ni perezoso deposité mi mano sobre uno de sus muslos, ella lanzó una sonrisa y no dijo nada, siguió conduciendo y como quien calla otorga inicié una suave caricia por el interior de sus muslos subiendo poquito a poco hacia el triangulito negro, en cuanto llegué a el pasé uno de mis dedos por la rajita sobre su braguita y ella empezó a gemir quedamente, bajo unos árboles paró el coche y me ordenó bajar de inmediato, ella bajó de un salto y ya en tierra me atrajo hacia ella y me besó con desesperación, yo me apoderé de sus tetas sobre su camisa y sujetador (que duras las tenía) solté los botones de la camisa y sus pezones parecían querer romper el sujetador de tiesos y duros que los tenía, inicié una serie de mordisquitos sobre ellos mientras soltaba su falda y terminaba de quitarle la camisa. Su cuerpo volvió a sorprenderme, tenía puesto un conjuntito de braga y sujetador negro con encajes que realmente ensalzaba su divino cuerpo, mientras yo me moría de éxtasis en la contemplación de su cuerpo ella en un santiamén me puso en pelotas y... ¡Otra vez!

¡Ay nene qué pequeñita la tienes!

Olvídate del tamaño, estoy seguro que terminarás tan sorprendida que no querrás más.

Eso espero.

Dicho esto, sin pensarlo se la metió toda en su boca, nos habíamos tumbado sobre la hierba, le quité la braguita y metí mi boca en su coño, iniciamos un 69 perfecto, ella chupaba mi polla y suavemente estrujaba mis cojones, yo inicié un mete saca de mi lengua en el interior de su vagina, luego mis labios buscaron su clítoris e inicié una chupada sobre él tan intensa que ella no resistiendo los espasmos de placer que la embargaba soltó mi polla y empezó a correrse como una condenada, en un momento volvió a retomar mi polla y se la metió hasta la garganta y ahí fue la mía, empecé a tirar tanta leche que a poco le sale por las orejas, la condenada no dejó escapar una sola gota, cuando vi su cara era de puro vicio y se relamía los labios con verdadera fruición, me giré hacia ella y la besé con toda la pasión del mundo, le saqué el sujetador y empecé a mamar de sus tetas al igual que un niño de pecho ella tenía los ojos cerrados, de repente los abrió al notar que mi pollita se estaba introduciendo en su interior (no se lo podía creer después de la corrida que había tenido) elevó sus piernas y las cruzó sobre mi espalda, nuestros movimientos era cadenciosos, sin prisa, saboreando cada milímetro de nuestros respectivos sexos, sus tetas y debido a la diferencia de estatura casi me quedaban a la altura de mi boca por lo que no tenía dificultad alguna para chupárselas a placer (tenía unos pezones riquísimos) ella empezó a suspirar y a gemir...

Sí, mi niño, sigue mi niño, pero qué bien lo haces, me estas matando de gusto cariño mío, me estoy corriendo, me corro otra vez ¡Qué rico!

Y en efecto, empezó a dar sacudidas con su culo y a gritar, su corrida no la superan ni en los San Fermines de Pamplona, simultáneamente yo empecé a correrme también y si antes descargué un vaso de leche ahora fue medio litro, no paraba de salirme, le dejé el coño totalmente inundado, tanto que al ponerse de pie le bajaba el semen muslos abajo, ella no salía de su asombro.

Eran las 14 horas, se nos había pasado el tiempo en un soplo, cuando llegamos a casa María se nos quedó mirando, se fijó en las piernas de hermana y empezó a reír como una loca...

¡Antoñita¡ ¿Qué tal se portó el neniño? ¿Es bueno dándole al pandero?

¿Por qué lo preguntas?

Fíjate que chorretones de semen traes por las piernas.

¡Ay María! El neniño tiene la gaita pequeña, pero no encontré a nadie que la haga sonar como él, es una alegría.

Con los comentarios de ellas yo me moría de risa, María puso la comida y después de comer Antonia dijo que se iba a dar un baño, María que se iba a hacer una siesta pero conmigo en su cama, por lo cual me cogió de la mano y me condujo a su habitación, en cuanto llegamos parsimoniosamente comenzó a desnudarse, al quitarse el vestido yo babeaba (me encantan las tetas gordas y grandes pero mucho más los coños peludos) lo que estaba mirando colmaba todas mis ilusiones, por los lados de su braga salían dos montones de pelo y aunque su braga no era corta precisamente por la parte superior salía un verdadero matorral (ella se reía por mi cara de tonto) se quitó el sujetador y sus enormes tetas quedaron al descubierto, grandes, gordas e increíblemente casi totalmente derechas, aquello era un milagro de la naturaleza, al quitarse las bragas por poco me caigo de culo, con las piernas juntas sólo se veía pelo, de su coño ni rastro, se tumbó sobre la cama sin decir nada, mi palo estaba a mil y en una exhalación me desnudé y me tiré sobre ella como un cohete, amorosamente me colocó sobre ella y me dijo que chupara de sus pezones y acariciara sus tetas con mis manos, le gustaba muchísimo, yo despacito con mi lengua rodeaba sus pezones, mis manos apretaban aquel par de montañas, después de un buen rato intenté bajar por su vientre y no me lo permitió, me dijo que no le gustaba. Me imagino sería por la gran cantidad de pelo que tenía, era tanto que aunque estaba totalmente empalmado y mi picha a la altura de su raja no la daba penetrado, de pronto flexionó sus piernas, bajó sus manos, separó el pelo y los labios de su coño y mi pene penetró en su interior como cuchillo en mantequilla, lo tenía ardiendo, colocó sus manos sobre mi culo y me dijo que no me moviera, ella hacia ligerísimos movimientos con su culo, sus músculos vaginales chupaban mi polla, ella jadeaba quedamente y aunque yo quería moverme no me dejaba, sus músculos seguían trabajando y no me pude aguantar más, empecé a correrme a borbotones, yo lloraba de gusto, era la primera vez que alguien me echaba un polvo semejante, fue ella la que me folló a mí. Entonces ella aflojó sus manos y dijo...

¡Ahora! ¡dale duro! Espero que no me engañara mi hermana y que no se te afloje.

Su hermana no la engaño, mi herramienta empezó a entrar y salir de su coño de una manera vertiginosa, ella empezó a gemir y gritar, sus manos de pronto apretaron mi culo contra ella, frenó todo tipo de movimiento y en mi vida vi a una mujer correrse de aquella forma, se quedó totalmente desmadejada y yo estaba cansadísimo, me quedé dormido, me desperté con una sensación maravillosa, estaba en la gloria, alguien me estaba besando dulcemente pero al mismo tiempo alguien daba lametones a mi polla. María y Antonia se sonrieron...

A ver, bella durmiente, es hora de trabajar, en este lugar está prohibido haraganear.

Me lo decían con mucho cariño y yo cariñosamente puse mi boca sobre uno de los pezones de María y comencé a darle chupaditas como a ella le gustaba, mientras tanto la Antoñita perecía estar pidiendo la merienda y desde luego no la hice esperar demasiado, cuando empezó a salir mi leche la muy glotona se la tragó todita y decía a su hermana ...

Ay María qué lechita tan rica tiene nuestro nene.

María se debatía entre oleadas de placer, pues mientras yo mamaba de sus tetas, Antonia chupaba mi polla y tenía tres dedos metidos dentro del coño a su hermana. Antonia estaba a cuatro patas, me situé detrás de ella, la aferré bien por las caderas y sin previo aviso se la ensarté de golpe en todo el culo, ella dio un grito de dolor y me largó una hostia que si me coge me mata pero como la tenía bien sujeta y no aflojé ella se fue calmando pero soltando barbaridades (María se moría de risa) Antonia de pronto se quedó quietecita, yo empecé a moverme suavemente, mi polla empezó a deslizarse por su recto con toda suavidad, ella comenzó a gemir y a retorcerse y de pronto ambos empezamos a corrernos como animales, ella daba alaridos de gusto y se dejó caer en la cama medio muerta de placer...

Hermana, dijo a Maria fue el mejor polvo de mi vida, este niño es un ángel.

Esto no me lo puedo perder todavía estoy alucinada, Carlitos descansas un poquito y después a mí ¿Vale?

Las dos se acostaron y me situaron en medio de ambas, yo estaba en la gloria, me acariciaban por todos lados y yo hacía lo que podía y repartía caricias a ambas hermanas, era un verdadero placer acariciar aquellos hermosos cuerpos. Antonia se bajó a los pies de la cama y cómo no mi polla a su boca y en un par de segundos me la puso a reventar y dice a su hermana...

Anda María ponte a cuatro patas y levanta bien el culo.

Ella hizo lo que le mandó su hermana y me dijo...

Métemela despacito que por ese agujero todavía soy virgen.

No te preocupes, le dije, ya verás como te gusta.

La muy zorra de la Antonia me hizo una seña para que se la endilgara de golpe como hice con ella, a mí me dio la risa, me situé bien detrás del culo de María ¡Qué maravilla! Parecía un coño todo rodeado de pelo y eso me puso a mil, apoyé la cabeza de mi pene en la entrada del culo y con un golpe seco de caderas ¡Zas! Toda dentro. María no gritó pues parecía esperarlo pero entre dientes y bufando me llamó hijo de puta, yo iba a moverme y ella me grito...

¡No te muevas cabrón! ¡Me duele mucho!

Me quedé quietecito y Antonia suavemente aparto los pelos de la vagina de su hermana y empezó a estimularle el clítoris, yo alargue una mano bajo ella y le acaricié las tetas, con estos estímulos ella solita empezó a menear el culo, yo al mismo tiempo inicié el movimiento de mete saca muy suavecito, ella cada vez meneaba mas el culo, empezó a convulsionares a gemir y luego a gritar que pensamos le iba a dar algo, a mí me empezaron a dar escalofríos por la espalda y me empezó a salir un río de semen (no me explico cómo podía fabricar tanto) María tuvo el orgasmo de su vida, cuando se repuso me dio un cachetazo pero a continuación me llenó de besos llorando de alegría.

Toda esta historia ocurrió el Lunes día 26 de Julio, María y Antonia me rogaron pasara unos días con ellas, los 3 lo pasaríamos muy bien y a mi no me iba a pesar, luego de meditarlo un minuto accedí con la condición de que pasara lo que pasara invariablemente el próximo domingo día 2 de agosto partiría hacia Santiago, ellas encantadas estuvieron de acuerdo, ni que decir tiene que nuestra diversión diurna y nocturna era follar de todas las maneras posibles, excepto con María, seguí sin dejarme que acercara mi cara a su chocho. Antonia era una tigresa, ella y yo hacíamos virguerias, los dos éramos igualitos, una tarde a mí me provocó 6 orgasmos y ella tuvo 14 según me confesó, pensarán que a ese ritmo tendría que estar destrozado, ni mucho menos, me cuidaban a cuerpo de rey, lo único que hicimos durante mi estancia fue: dormir cuando nos apetecía y normalmente era por puro cansancio y comer... Las 2 eran cocineras excepcionales.

El jueves después de comer (habían preparado un cordero al horno que estaba delicioso), surgió una discusión entre nosotros, la cuestión era quien follaba mejor y tenía más aguante, Antonia dijo que como ella nadie, podría pasarse follando toda la vida sin cansarse, yo dije que ese no era el mérito que la cuestión aparte del aguante era sobre todo satisfacer a la pareja plenamente, las dos estuvieron de acuerdo conmigo, entonces María sorprendió a ambos, nos aseguró que ella con sus músculos vaginales era capaz de resistir por tiempo indefinido y al mismo tiempo ordeñar materialmente a su pareja por mucha resistencia que éste tuviera, los dos nos la quedamos mirando y la pérfida de la Antonia mirándome directamente a los ojos me dice...

Serías capaz de hacer una apuesta.

Por supuesto dije ¿ De qué se trata?

¿Cuánto tiempo crees tu que aguantarías a María sin que se te baje?

Mínimo Hora y media.

¿En ese tiempo cuantos orgasmos crees que podrías tener?

Tres o cuatro.

Bien, si lo consigues tendrás el dinero necesario para montar tu clínica y si no, tendrás que permanecer con nosotras hasta el día primero de Septiembre ¿Aceptas?

Yo un poco preocupado desde luego acepté. No entraba dentro de mis planes demorarme tanto tiempo, había dejado por el camino algunas cosas que necesitaba no olvidar, pero como les había comentado de mi carencia económica para montar la clínica, ellas se aprovecharon para cogerme al mismo tiempo era la oportunidad de mi vida.

Antonia y María se sonrieron como dos verdaderas zorras, yo mirándolas me sonreí también y me dije... Bueno a ver qué pasa. De todos modos al final saldré ganando. Acordamos la faenita para esa misma noche, yo me había trazado un plan, este era que tenía que castigar y tratar de relajar los músculos vaginales de María todo lo posible por lo cual le dije...

María tienes que permitirme acariciarte donde yo quiera y el tiempo que quiera, si no, no hay trato.

Ellas aceptaron riéndose, yo me reía también, intuía que a María nunca nadie le había hecho un cunilingus o bien porque el que veía su peludo coño se asustaba o por vergüenza propia de ella, pues bien yo estaba dispuesto a hacérselo y vive Dios que ella sabría lo que es bueno. Inmediatamente nos fuimos a la cama (María y yo protagonistas, Antonia espectadora) enseguida nos empelotamos, me eché sobre las tetas de María y empecé a mamar como si nunca lo hubiera hecho, estoy seguro que a los pocos minutos tuvo un orgasmo tetil, inicié una bajada lenta de mi boca y lengua hacia su vientre, en cuanto llegué a su ombligo intentó impedirme el avance, yo miré a Antonia y esta le apartó las manos a su hermana para dejarme paso libre, María tenía los ojos cerrados y jadeaba, proseguí el avance hacia su monte de Venus ¡Qué cantidad de pelo! Y qué largos, cada uno debía medir sobre 8 centímetros, no me importó en absoluto, tenía la vulva gorda e hinchada los labios vaginales gruesos y cerraditos pero en la cresta asomaba como el pico de un gallo, era su clítoris, lo tenía muy desarrollado y en ese momento ya muy excitado, con mis dedos aparté delicadamente sus pelitos y abrí sus labios vaginales, ella al notar mi boca sobre su raja dio un respingo y se quedó quietecita, como esperando acontecimientos, empecé a pasar mi lengua muy suavemente de abajo arriba y de arriba abajo, ella empezó a agitarse y a doblar las rodillas hacia arriba como para facilitarme la faena, con mi lengua comencé a rodear su clítoris y a darle ligeros latigazos, ella se estremecía, fui introduciendo suavemente primero un dedo, luego dos y al final, tres dedos dentro de su coño, con ellos inicié el estímulo de sus músculos vaginales, cuando sus músculos por inercia aprisionaron mis dedos con la boca yo aprisioné su clítoris e inicié una chupada intensa sobre él, ella empezó a tener orgasmos uno detrás de otro, mis dedos en su interior eran incansables, María berreaba de gusto, daba verdaderos alaridos, en su vida nadie le había proporcionado tanto placer, mientras tanto Antonia espatarrada en el suelo se mataba a pajas y yo estaba a un millón de revoluciones, ordené a María se pusiera de lado, me situé detrás de ella, elevé su pierna derecha, introduje la mía y mi polla quedó situada en la entrada de su coño, un pequeño empujoncito y toda adentro (Es mi postura favorita, permite muchas cosas) Pasé mi brazo derecho bajo su pierna derecha y la situé lo más posible sobre mi cadera de esa forma tanto las tetas como su clítoris estaban al alcance de mi mano y esta iba de un lugar a otro sin transición, María se corría como una burra y yo ya llevaba dos orgasmos y seguía, al cabo de una hora más o menos Notaba que María estaba cansadísima, la postura cansaba mucho más a ella que a mí y pasados unos cinco minutos y después de un orgasmo mutuo María me suplico que la dejara, ya no podía más. Antonia estaba alucinada, no comprendía cómo yo podía haber hecho semejante faena.

Finalizó la semana y entre muchos besos y abrazos por parte de ambas hermanas amén de alguna que otra lágrima me dispuse a proseguir el camino, entonces María me entregó un sobre cerrado diciéndome que lo abriera cuanto estuviese bien lejos, mejor en Santiago y así me acordaría de sus buenas amigas, Antonia me rogó que al regreso pasara por casa a saludarlas, yo dije que sí pero no lo tenía muy claro, se me amontonaba el trabajo.

FIN DE LA 6ª ETAPA

ETAPA 7ª De Triacastela a Palas de rey

Este recorrido es de 58 Km. Y pasa por los siguientes pueblos: Barbadelo, Portomarín y Sala de la Reina. Salí de Triacastela sobre las 9 de la mañana del día 1 de agosto y me puse a caminar, a 10 o 15 kilómetros de Triacastela me encontré con 5 peregrinos más y decidí seguir el camino con ellos, eran personas muy expertas, caminaban bastante rápido, tanto que a las 11 de la noche habíamos cubierto los 58 kilómetros de la ETAPA. Buscamos albergue y a las 9.30 de la mañana del día 2 emprendimos la...

ÚLTIMA ETAPA De Palas de rey a Santiago de Compostela hay una distancia de 63 Kilómetros y los lugares más señalables son: Leboreiro, Melide, Boente, Castañeda, Arzua Vilanova, Ferreiros, Lavacolla y por fin Santiago de Compostela. Nos pusimos de acuerdo para realizar este camino en dos etapas, la primera de Palas de rey a Arzua debido a que era la mitad del recorrido aproximadamente por lo cual llegamos a Santiago el día tres de agosto a las 18,30 horas. En cuanto puse mis pies en la explanada de la Catedral lo primero que hice fue abrir el sobre que me había entregado María, con una nota escrita por ambas hermanas se encontraba un talón al portador por un importe de 1.500.000 de pesetas. La primera parte de la nota estaba escrita por María y decía...

Querido Neniño Carliños: no sé los años que pueda vivir, para mí tu recuerdo siempre será imborrable, tú eres la persona que ha conseguido hacerme vibrar de pasión a mis 43 años, la única persona que ha sido capaz de descubrir mi más recóndito secreto y hacerme la persona más feliz del mundo, mi pico de gallo se muere por tus labios y boca, solo de pensar en ti se me hace el coño agua. Mi querido Carlos te quiero y te querré siempre... María.

Las letras de Antonia... Querido Carlos: en mis 37 años he conocido y follado con unos cuantos hombres de todo tipo y condición pero desde luego ninguno es comparable contigo, tú no follas a una mujer, TÚ AMAS A LA MUJER y esa cualidad prácticamente NO LA TIENE NINGÚN HOMBRE y muy poquitas mujeres. Desde que saliste de nuestra casa María y yo nos matamos a pajas pensando en ti.

Querido nuestro esperamos de corazón nos hagas una visita. María se desespera pensando en ti, tanto como que yo he tenido que meter mi lengua en su chocho para tratar de calmarla un poco y la muy desgraciada después de correrse como una vaca me dice que como tú no hay quien lo haga.

Muchos besitos de tus queridas amigas... María y Antonia de Triacastela.

FIN

Comparte este relato


Esta obra está bajo una .
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


Mi hijo se mete a mi camadesnudo relatosrelatos madre e hija domadaspotro semental penetra y desgarra vagina a mujerhombres largando semen de una forma infernalrelatos metemela despacio hermano no seas brutiRelatos eroticos mi vecinita de secundaria decentemamá se puso unos mayones relatosrelatos desvirgacion de primas de 14relatos en un baile le recargue la verga a mi hijami hijo me excitaloba aullando a la luna pornorelato no consentido travesti venganzarelato me dieron verga entre 5 viejosvideos porno rumbo a mi hermana borracha le quité la virginidadrelatos de infidelidad en noche de bodasla mejor pagina de relatos lèsbicosrelatos mi hijo me bombea el culoluz esmeralda cuento relatosla verdad del mprbp que producen las minifaldas de las colegialasIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiafollando con un solteron negro a escondidas de mi marido relato eroticogeorgina toda una vida traga mocotomé coca y me puse cachonda, relato pornorelatos de cogerse a comadres y ahijadasCuentorelatos tiassexo anal y los frujos brutal con los negros vesricojiendo con mi tia relatossola rica videosrelatos madura en casa ajenasignificado de la palabra taqueritorelatos de chichimecamepelicula porno hermanay hermano de 20añosRelatos eróticos viuda emputecida por el compadremi relato con mi amante el amigo de mi esposo y yo en minifaldaporno de insolita calenturaputitas desnudas vulvas anosvoyerismo excitación sexual al observar a la esposa desnuda con otras personasrelatos metemela despacio hermano no seas brutifollando con el enemigo de mi maridoRelatos intimo encontre a mi suegra y mi cuñada pidiendome mi pene grande y gruesorelato sexojovencitas y jovencitos tironesfui al colegio con un plug analla única vaginas virgenes y chiquita 2017vídeo de comida para sibite seco nomas o mojadazoofilia redactadosrelato madre e hijas con sementalrelatos dilatacion uretral masculinajuntemos las pollas relatomi don mi maldicion relatos eroticosqueparda puro sexocomo dilatar la cola de una mujer para el sexi anal explicación paso a paso cm letrascon una chiquita relatospenes gordas y cabezonas follando culos estrechos gay con mucho dolorno me contuve follandoporno hermano dormido en el pisomamá insaciable e infiel relatoshabitacion a cambio de sexo pendeja 2017relatos fe madre follada delante de su hijoRelatos a los 60 años conocí enorme pija x el culorelato sexo segui cogiedome haci hijorelato la verga d mi çuñado me fascina y me desvirgavuelo_victoria -site:youtube.com -site:univision.comMi tia relatorelatos mama e hijas solas con el hijo mayor se las cogehabitacion a cambio de sexo pendeja 2017culiando con mi yerno relatoshttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&relatos d maduras putas q les encantan enseniar vajinas abriendo con la mano a pendejosHermana defame acabar en tus tetasrelatos de sexo y preñez con casadasrelato embraze a mi hijaRelatos filial cogiendo a mi hermana despues de seducirlavideo porno sl ritmo de la musica mujeres liviana mamando metiendole la lenguaRelatos de señoras infieles y adictas alas tangasallinurl: online Chica Raraque pasa si huelo un frasco entero de popper