Chantaje a una mujer casada

Click to this video!
Tiempo estimado de lectura del relato 17 Número de visitas del relato 37.771 Valoración media del relato 9,08 (39 Val.)

RESUMEN

Por una infidelidad fuí sometida por cuatro hombres.

Hola, mi nombre es Marta y os contaré lo que me sucedió por mi exceso de confianza, hace tiempo.

Llevo casada seis años, a mis treinta y ocho años, con un empresario de éxito en una ciudad pequeña. Por mi parte, aún conservo un cuerpo estupendo, con unos pechos aceptables y muy firmes, buenas caderas, todo ello por una dieta estricta, y duros ejercicios en el gimnasio varias veces por semana y sobre todo, que no he llegado a ser madre.

La relación con mi marido, diez años mayor que yo, cada vez está más deteriorada en la cama. Él viaja demasiado, y sino lo hace, cuando llega a casa se encuentra demasiado cansado para hacerme caso.

Hace poco meses, me llamó Pedro, un antiguo amigo. Hacía año que no tenía noticias suyas, y me hizo mucha ilusión volver a hablar con él. Trabajaba y vivía en otra ciudad, a unos 100 kms. de la mía y me comentó que se pasaría por aquí al día siguiente, y si lo deseaba, podríamos tomarnos un café e incluso comer juntos.

Estaba ilusionada. Era un chico de mi pandilla de juventud. Habíamos tenido algún rollito alguna vez, pero sin ninguna continuidad. Ahora todo había cambiado. Él estaba felizmente casado, y yo, no tan satisfecha, pero tambien comprometida y sobre todo con una vida muy cómoda.

Llegó el día, y me puse tremendamente guapa. Sabía que sólo era un rato de charla, pero me apetecía muchísimo que me viese atractiva. Ambos fuímos puntuales a la cita, y decidimos comer juntos. Hablamos de los viejos tiempos, de los amigos comunes, de nuestras familias......... Cuando terminamos en el restuaurante, me dijo que terminaría de ver a unos clientes de la zona, y luego se quedaría a dormir en un hotel de la ciudad.

A media tarde, recibí una llamada suya, invitándome a cenar. Me desconcertó mucho, pero me apetecía salir, dado que mi marido, no vendría a dormir esa noche.

Salimos, despues de una suculenta cena, pasamos a un pub a tomar una copa, y despues otra. Yo le notaba muy caliente. Me acaricaba el pelo, me pasaba la mano por la espalda, y al final me besó. Yo le respondí por inercia y me pidió subir a su habitación. Evidentemente, hicimos el amor, pero eso es algo secundario, por lo que pasaría más adelane.

Por la mañana temprano, nos despedimos, y cada uno siguió su camino.

Unos días despues, recibí una llamada telefónica, era Carlos,  otro empresario amigo de mi marido. Me comentó que quería comentarme unas cosas, pero que prefería que fuese en ausencia suya. Quedamos a media tarde en sus oficinas. Me puse muy guapa, como siempre. Llevaba una falda blanca, una camisa ceñida, abotonada por delante que me hacían estar realmente atractiva.

Cuando llegué al lugar, me encontré a cuatro hombres en una sala de juntas enorme, muy lujosa, con una mesa negra al medio, y una televisión al fondo. Los conocía a todos. Uno era el director del hotel donde había pasado la noche con mi amigo, y temí lo peor. Pensé en un chantaje económico, o tal vez, de información de los negocios de mi marido.

Carlos, me puso un dvd, en el que se me veía claramente la infidelidad que había cometido. Estaba abochornada. No sabía que decir. Me puse a llorar y les exigí que no se lo enseñasen a nadie, y por supuesto, a mi marido. Al principio, mi tono era altivo, despues les imploraba. Les intentaba convencer de que todo había sido un error, que no significaba nada ese hombre para mi, en fin, todo lo que se me ocurrió. Evidentemente, mis súplicas no sirvieron para nada.  Les pregunté que querían, si era dinero, información, lo que fuera.

Carlos se echó a reír. Estaba claro que era el lider del grupo. Marta guapa, no queremos dinero. Apreciamos a tu marido, no nos gustaría hacerle daño. Nos interesas tú.

A mi?, respondí. Que quereis?
Cada vez que nos reúniamos todos, me parecía increíble la suerte que tenía el cabrón de Juan, de tener una mujer como tú. De momento que te subas a la mesa, y empieces a desnudarte lentamente.

Que dices? Estoy casada. Que pretendeis?

Las risas volvieron. Tambien estabas casada antesdeayer. No lo sabes aún? Te queremos a ti. Sólo por un rato. Que subas a la mesa y nos hagas un strep tease. 

Me negué en rendondo, incluso llegué a salir de la sala, pero a los pocos metros retrocedí, analizando las consecuencias. No estaba en condiciones de exigir nada

 Me dareis el dvd cuando hayamos terminado?

Carlos respondió que no lo querían para nada, que sería mío. Lo podría retirar en cuanto hiciera lo que ellos deseaban.

Me subí a la mesa, ayudada por dos hombres, a los que aparté por el asco que me daban, para hacerlo sola. Empecé quitándome la camisa, quedando al aire mi sujetador, con mis grandes tetas. A continuación me desabroché la falda que cayó léntamente al suelo. Estaba con un tanguita blanco, diminuto y un sujetador precioso. A pesar de no ser muy alta, mis piernas son largas y estaba realmente hermosa.  Miré a Carlos y me dijo, Martita, cielo, te quedan dos prendas que no deberian taparte. Con enorme vergüenza, me desabroché el sujetador y se lo di a él. Me tapé, pero me dijeron que no me había quitado el sujetador para poner mis manos, Me exigieron que pusiera mis brazos detrás de la cabeza y me moviera lentamente. Lo hice así, los hombres se movían de un lado a otro observando todo mi cuerpo. Carlos dijo que había llegado el momento de que le diera mi braguita. Debía bajarme el tanga, Estaba totalmente colorada, muy avergonzada, me sentía humillada.

Uno de ellos, dio un golpe en la mesa, y empecé a bajarlo. Mi sexo estaba totalmente depilado, salvo una pequeña línea que seguía a los labios mayores de tres centímetros.

Me dijeron que me pusiera las manos detrás del pelo, y me tumbase en la mesa. Me preguntaron, que tendría que chuparle las pollas, y que decidiera, si les daba mi coñito o mi culo. Les pedí por favor que por atrás no, era virgen, era algo que siempre había temido. Para ese momento, todos estaban desnudos. Carlos me tocó mi rajita, pasó el dedo léntamente. Despuest tocó mis tetas,  que se pusieron tensas. Volvió a bajar a mi coñito de nuevo, e intenté apartarle. Me dijo que no se  me ocurriera volver a apartar su mano.

Tomó un bote de crema y me pasó los dedos. Ahora ya estaba totalmente lubricada. Como si realmente estuviera en la orgía por gusto.

Estaba boca arriba. Con todos mis encantos al descubierto, a la vista de esos cerdos. Carlos, empezó a metérmela con cierta violencia, mientras el director del hotel me hacía que se la chupase..

Despues camiaron las posiciones. Los otros dos tocaban mis tetas. Carlos se corrió en mi boca y el otro dentro de mi.

Ahora era el turno de los otros dos. Uno de ellos tenía una polla enorme, y me hizo daño, a pesar de lo mojada que estaba por el lubricante. Al otro le chupé la polla lo mejor que sabía para que todo terminase lo antes posible. Despues cambiaron las posiciones, y todo se repitió.

A las dos horas, todo había terminado. Estaba llorando, totalmente ultrajada, humillada, pero al menos con mi matrimonio a salvo. Cogí el dvd de mi chantaje, y fuí a salir. Carlos me detuvo y me dijo. Sigues siendo demasiado confiada. Esta es sólo una de las copias de tu desliz del martes. Me has gustado mucho. Creo que volveremos a vernos aquí, dentro de poco.

Salí corriendo, mientras Carlos me daba un azote en el culo, hacia el calor de mi casa, pero estaba claro que esta historia no estaba terminada.

 

*************************

 

Pasaron varias semanas y desde entonces no había vuelto a tener ninguna experiencia sexual, ni tan siquiera con mi marido.

A diario, miraba mi móvil y pensaba que en cualquier momento volvería a sonar, para citarme en la oficina de Carlos y someterme de nuevo.

Una mañana, el teléfono sonó. Era Carlos. Su voz sonó segura, como siempre. Marta, buenos días. Como se encuentra la chica más guapa de la ciudad? Me apetece, nos apetece, a unos amigos y a mi, verte.

Como te atreves a llamarme de nuevo?, le respondí. Ya tuvisteis todo lo que me pedisteis hace unos días. No volveré a estar con vosotros.

Marta, cielo, creo que no estás en condiciones de negarte a lo que tan amablemente te estoy pidiendo. Quieres que tu marido vea las cintas de tu amigo Pedro, o de como te tiraste a los más importantes empresarios de la ciudadl

Es más, vendrás hoy especialmente guapa, en realidad quiero que vengas de uniforme.

De uniforme? Que estás diciendo? Si, de uniforme. En realidad no quiero correr el mínimo riesgo y pretendo que vengas totalmente equipada, muy bonita, como eres, pero además sexy, y eso lo vas a conseguir vistiendo, como yo te indicaré a continuación.

Me sentía tan humillada escuchando sus palabras, que no acertaba a decir nada. Mira preciosa, quiero que vengas con ese traje de chaqueta blanco, de falda corta, que a veces usas con tu marido los domingos por la mañana para salir a pasear. Deberás traer un tanga blanco debajo de esa preciosa falda, Ah, sé que está refrescando ya, termina el verano, pero no quiero que vengas con medias. Por último te diré que será esta tarde en mi oficina, a las 9 de la noche.

Estás loco, le respondí. Estoy casada y no puedo salir de casa por la noche. Carlos soltó una gran carcajada y me respondió. Sabemos que tu marido, esta noche no va a estar en casa. Está de vuahe y no vendrá a dormir, ante lo cual, no será necesario que busques ninguna excusa.

Totalmente perpleja, colgué el teléfono y caminé sin rumbo. Tenía un total control sobre mi. Al rato llegué a casa. Estaba sola, pero antes de nada quise asegurarme, de forma autómata, que tenía toda la ropa que me había solicitado. Un vestido corto y blanco, que le encantaba a mi marido, y un tanga blanco.

Y cuantas veces más serán? Dijisteis que me daríais la cinta la otra vez.

Y lo hicimos, te dimos una copia de ella, sólo que decidimos quedarnos con el original y grabar otra con tu fantástica actuación, con mis amigos.

En mi cabeza, no paraba de meditar las consecuencias de no presentarme a la cita. Si ellos cumplían su amenaza, y Javier, mi marido, veía los dvd, mi matrimonio se iría a pique, y dejaría de vivir tal y como vivía ahora. Todo lo que yo era, lo era gracias a él. Vivía en su casa, conducía su coche, y en realidad, mi profesión era ser su esposa, supongo que en parte, una cara bonita a quien presentar en sociedad y una dama de compañía para sus cenas de negocios.

Estuve tumbada hasta la hora de arreglarme. Aún en ese momento, dudaba en asistir o no a la cita. Si quería conservar la situación actual que llevaba, debería acudir. Sería sólo unas horas, y tal vez, esta sería la última vez que me chantajeasen.

Cuanto lamentaba el haber tenido ese desliz con Pedro. En realidad, no fue más que un polvo, uno más como los que echaba con mi marido de vez en cuando, ahora, cada vez, más de tarde en tarde, y desde que sucedió mi chantaje, no me había vuelto a tocar.
Me duché y comencé a vestirme. Me miraba al espejo, y mi cuerpo resaltaba la ropa sexy que me iba poniendo. Mi tipo era casi perfecto, capaz de cautivar a cualquier hombre. Me lamentaba, que la ropa tan bonita que me estaba poniendo, me la tendría que quitar en breve, y que mi cuerpo sería usado por unos viejos verdes, de mente caliente, que me harían suya y me someterían a todos sus caprichos. Como lamentaba en ese momento aquel desliz con mi amigo.

A las nueve en punto, estaba en la puerta de la oficina de Carlos. Llamé y él mismo salió a recibirme. Me hizo pasar, y allí había tres hombres más, pero ninguno estaba en la primera vez que acudí al despacho.

Muy guapa, realmente preciosa. En ese momento, Carlos, hizo ademán de levantar mi falda, pero le aparté la mano con cierta fuerza.

Ummmmmmmm, se nos pone rebelde la niña. No pasa nada. Te dije que tenías que venir con la ropa adecuada. Veo que llevas el vestido que debes, pero quiero que te subas un la falda, para comprobar que tambien es el tanga blanco.

Aunque sabía lo que me esperaba, no pude evitar ponerme colorada. Que pretendeis? Hasta cuando durará esto?

Te doy mi palabra que esto terminará hoy. Puedes estar segura. Ahora, por favor, enséñanos tu tanga.

Volví a ponerme colorada, agaché mi cabeza y lentamente subí mi falda, hasta que mi tanga quedó a la vista de los cuatro hombres.

Perfecto, entonces podemos comenzar la fiesta. Sin bajarte la falda, comienza a desnudarte de cintura para arriba. Hazlo despacio, y que te veamos bien.

Como una autómata, comencé a hacerlo. Dedsabroché primero mi camisa, y me la quité. Posteriormente, sin dejar demasiado tiempo, hice lo mismo con mi sujetador. Mis dos tetas quedaron firmes, apuntando a los ojos de los mirones que estaban en el despacho.

Perfecto, ahora gira en círculo para que todos veamos tus tetas.

Es perfecto, me encanta. Sabes? Creo que no quiero que te quites la faldita. En realidad ahora no tapa nada, y me gusta como te queda. Quiero que me entregues tu tanga, así que dámelo.

Iba a enseñar mi rajita a todos esos tíos. Sólo Carlos la había visto, y los demás iban a obtener mi preciado tesoro, al menos ahora, verlo

Lentamente, bajé mi braguita y mi coño, esta vez, totalmente depilado, quedó a disposición de las miradas de los cuatro hombres que estaban en la sala.

Es preciosa, realzó uno de los tíos. Es perfecta. Noté la ausencia de Carlos, que había ido a otro despacho y apareció con un maletín. Al abrirlo, sacó varios artilugios sexuales, de sex shop. Había penes vibradores, esposas, capuchones.........

Me asusté un poco al ver todo aquello.

Tranquila Marta, sólo queremos que disfrutes un poco mientras sacaba un enorme pene de latex. Dos hombres me agarraron por los muslos, y termine con las piernas abiertas, encima de la mesa. Mientras tanto, Carlos, comenzó a pasar su mano, por mi entrepierna. Otros dos hombres, comenzaron a besarme los pechos. Yo estaba tumbada en la mesa, con las manos hacia atrás, y siendo sobada por todos los lugares de mi cuerpo.

Intentaba cerrar los ojos, y a veces perdía la noción del tiempo, lo que me llegaba a hacer disfrutar. Comenzaron a meterme por mi vagina el pene artificial, y a veces reconozco que sentía cierto placer. Dos hombres que sabían tocar las tetas a una mujer, y otro metiendo un aparato por mi chochito.

Otro de ellos, metió su mano y se dio cuenta que estaba mojada. Hizo un comentario jocoso sobre el tema, y me hizo aún sentirme más humillada. Me daba una vergüenza horrible estar así. Comencé a llorar, y a suplicar.

Carlos habló. No te preocupes, ahora disfrutarás más, y mientras sacó su polla y comenzó a embestirme. Me la metía y sacaba a su antojo, mientras lo único que podía hacer era mantener mis piernas abiertas. Mis labios notaban como su polla iba creciendo, y su excitación y aumento de movimiento, me hacían presagiar, que se correría en breve. Así fue, en un momento, llenó mi coño de leche.

Otro de los hombres metió su polla en mi boca. Mientras, otro iba metiendo de nuevo su aparato en mi coño. Estaba totalmente expuesta a las tropelías de estos tíos. Deseaba que eso terminase cuanto antes, así que me empleé a fondo, y conseguí que se corriese enseguida, y mi boca quedó llena de leche tambien. Con mi vagina, apreté fuerte mis labios, e hice que de nuevo mi raja se cubriera del semen de otro de los tíos que me sometían.

Pensé que todo había terminado. Pero de repente Carlos me dijo que faltaba algo. Queremos tu culito, Marta.

Yo me estremecí y enfurecida les dije que eso no. Era virgen por detrás, y quedó claro la otra vez que no tocarían mi ano.

No, no, no, no, no, no. No quiero que me hagais eso. Habeis tenido toda mi colaboración.

Marta, no estás en disposición de exigir nada, dijo Carlos con voz seria y rotunda.

Uno de nosotros va a metértela por el culo, pero no sabrás quien es. Para eso te pondrás una máscara en la cabeza, y estas esposas por detrás. Dos hombres te sujetarán para que permanezcas a cuatro patas.

No daba crédito a lo que estaba oyendo. Mientras lloraba y suplicaba, procedieron a taparme mi cabeza y a ponerme las esposas, que sin demasiada resistencia tuve que soportar.

Alguien sacó un bote de aceite lubricante, y comenzó a meter su dedo impregnado por mi ano.

En ese momento, lloraba, no por el dolor, que aún no existía, ni por la humillación, sino porque mi marido me pidió cientos de veces, tener sexo anal, y no se lo consentí, y ahora estaba a disposición de cuatro tíos, que me harían eso y no sé cuantas cosas más. Mi marido siempre se portó bien conmigo, siempre me dio todo, y yo iba a dar mi culo a unos desaprensivos. Dos hombres me sostenian, para que tuviera mi trasero en vilo, y a disposición de ser penetrado.

De repente, sentí una fuerte embestida, que me hizo gritar. Mi ano se desgarraba, y noté como una polla se abría paso entre mi culo. Entre sollozos, oí un perfume que me resultaba familiar. El tacto de las manos tambien lo era.

Por Dios, este es mi marido. Javier grité. Quería desatarme pero no pude. Al final, noté su leche, que entraba dentro, hasta el fondo de mis intestinos.

Me desataron, y rápidamente me quité la máscara. Vi a Javier. Había sido él quien me había sodomizado. Le miré llorando. Por qué has hecho esto?

Me miró con cara de odio. Hecho? A cuantos te has tirado, zorra?

Cielo, por favor, me amenazaron con contarte todo, enseñarte videos.

Nada inventado, nada que no hubieses hecho, no crees?

Te contaré algo, que resultará de tu interés.

Tu amigo Pedro, trabaja para mi. Yo le ofrecí dinero para que se acostase contigo. Quería darte por culo, porque jamás quisiste hacerlo conmigo, pero realmente lo que más me importaba, era divorciarme de ti, dejarte tirada, y poder casarme con la chica con quien llevo saliendo durante mucho tiempo, y por quien viajo tanto.

No podía creerlo. Javier salió de la sala, no sin antes decirme que no quería que durmiese esa noche en su casa.

Abochornada, comencé a vestirme. Cuando llevaba puesta la braguita, me derrumbé y comencé a llorar. Que haré ahora, estoy sola, sin dinero, no tengo nada. Me habeis arruinado la vida.

Carlos echó unas carcajadas y me dijo. No te preocupes. Por mi parte, podemos repetir esto, digamos........... un par de veces al mes. Te lo pagaré bien. Me excitas mucho, y traeré a mis clientes, para que disfruten de una mujer de bandera, como tú. Una vez dicho esto, salió de su oficina.

Los otros tres hombres, se quedaron. Creo que se apiadaban de mi, les daba pena. Me ayudaron a vestirme y me acompañaron a la calle. Uno de ellos, sacó 500 euros de su cartera y me dijo que buscase un hotel para dormir esa noche. Mañana lo verás todo mucho más claro.

Mi vida actual había terminado, comenzaba una nueva etapa, y tal vez como puta para Carlos.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


relatos eróticos amor filial incesto sexo sexover video porno exótico juegos calientes de placer hotel 2017 los más recientesallinurl: online El becarioIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiasexo vaginal con preambulo penetración y semenrelato violada en familiaTenía la tanga húmeda del antojorelatos agarrandole las nalgas ami hijastra69 Es mi Número de la Suerte porngilda cuentorelatosver videos porno mujeres con la vagina pelana saliendo chorro de semenHijo follame que soy tu madre relatosjoven me desvirgo relatocojiendo con.mi peluquera buenas rubiagay cuentorelatotrancas bestiales follando y corriendose a lo bestiame gusta mucho la pija de mi nieto narracionesnalgoton porno.relatos de sexo en cumpleañosnaruto descubre a sakura masturbansosese acuesta a la su cama siempre marcando coño xxxdespertar al placer de soltera relatogrito enfermante de pornohttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&mi padrasto es muy guapo i no me aguante asta que terminamos en la camalos amores de ana etxeberria 12tiende las cibijas al hijo y termina follandolochorrea papa relatorelato madre e hija y sus sementaltocame mama relatoporno endre ermanos durmiendosrelatos papi me la puso en un recital en la colaese vejete vergota mas que mi marido en mi camarelato embraze a mi hijamorritos demostracion culoricas tetas la ausencia de mi esposo relatoacabando su culo a pollazos relatosmi suegra esta anciosa de peneRelatos de cuñadas en pantimediasporno xxx suspiros de exitacionmbar coneja relatos pornoswww.descargar videos porno la noviciarelatos para que me contraran en mi trabajo me puse pantimediasdame por de.trasrelatos disciplina inglesaun chico es virgen su pene le duele moverlo con fasilida berlo en sexo pornovos tembloroza pornorelatos de pechos con brasierrelatos de abusadorasa mi esposa le gusta mostrar el c***** relatosmujeres nalgonas en baby doll humilladas anal pornodado estiya camara en condidaRELATOS DE BUENAS MAMDAS DE CUCArelatos sexo poniendo supositorio a suegrahttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&relatos eroticos esposo enfermo se lo.vi grande no agunterx videos ropa muy pegadarelatos eroticos y calientes me puse a jugar con mi culo y el desgraciado me la ensartorelato porno mr cpgi a mi hija en un viajecuentorelatos del primer beso a una inolvidable cogidadesperte con la verga de mi padrino dentro de miquede preñada del enemigo de mi esposo relato pornodesvirgue mi prima en semana santarelatos erotikos somos las putas d mi tio garañonrelato de sexo con madura sudada despues del gym tanga sudadaorgias con corridas increiblemente abundantesmbar coneja relatos pornosnalgoton porno.Relatos mi madre me violó cuando me estaba bañandouna noche cualquiera relatosrelatos perdi mi virginidad muy jovenfollando con dos empleado de mi maridomamame la cuca relatosduo por el culo a suegras gritonas relatosallinurl: online El becariomi hermana menor se masturva con sus dedos asta corrercediosa canales desnuda es plicando como masturbarsever videos pornos de mujeres bien ejercitadas y movedizasrelato me dieron verga entre 5 viejossin arkeada no es mamada