Gays - Amor Filial

La granja ¿Premio o castigo? (5) Un mal recuerdo

Click to this video!
Tiempo estimado de lectura del relato 20 Número de visitas del relato 7.626 Valoración media del relato 9,74 (19 Val.)
La granja ¿Premio o castigo? (5) Un mal recuerdo

RESUMEN

Dan tendrá un acercamiento con su primo menor, Erick le dará un buen regalo de cumpleaños a Dan y nace el hijo de Cris

Ya no aguantaba más, había está haciendo eso toda la noche y no podía posponerlo, tenía que ir al baño urgente, tenía muchas ganas de orinar y eso acompañado a la un poco dolorosa erección matutina y sumándole el hecho de que había dormido enchufado a la pinga de Erick, si no iba a miccionar terminaría mi vejiga por reventar.

Así que con mucho cuidado y desgano me separe de esa verga que a la salida de mi conducto anal hizo un sonido parecido a como cuando se destapa una cañería, me causo un poco de gracia, vi la hora en el celular nuevo y aún era muy temprano, antes de las 6, ya estaba todo muy claro lo cual es normal en el campo.

Salí casi tropezándome por que pise una camisa que no visualice si era mía o de mi primo, abrí la puerta con torpeza, el pasadizo se me hizo largo a pesar de unos escasos metros, entre al baño me senté al wáter y deje salir el chorro de orina que salió con un poco de dificultad cabe decir, sentí como si me liberara, las fuertes ganas de orinar y la erección no eran buenas compañeras.

Ya más relajado salí del cuarto de baño dormiría un rato más pero esta vez más tranquilo, iba saliendo del baño cuando me encuentro a mi primo Cris en medio del pasillo:

Caramba primo, aun no conoces los calzoncillos por lo visto – Dijo Cris con burla.

A que te ref... – no termine de completar la frase y mire hacia abajo.

Y por lo visto estas como un poco contento – siguió diciendo.

No me di cuenta que no llevaba puesto nada cuando salí, estaba completamente desnudo frente a mi primo.

Mierda, no me di cuenta, salí corriendo ni bien desperté, tenía tantas ganas de orinar, y con respecto a lo otro pues – dije todo esto ya despierto completamente.

Las benditas erecciones mañaneras – me siguió el – Pero se solucionan con una paja mañanera también – termino.

Buena idea – dije sin expresión.

Bueno seguiré mi camino, también tenía ganas de orinar, pero yo si no me olvide de poner el bóxer como veras – avanzo riendo hacia el baño.

Estaba por abrir la puerta de la habitación cuando otra vez mi primo me hablo.

¿Qué es eso que te cae por las piernas? – interrogo.

¿Que? de que hablas – dije mirando al suelo y veo que semen caía por mi tobillo derecho.

JAJAJA – mi primo rio fuerte – No me digas qué es lo que estoy pensando – dijo después de reír

No sé qué cosa estás pensando - dije girándome molesto esta vez por mi torpeza.

Semen, Leche, Mecos – dijo mi primo con tono burlón.

No, seas tonto, seguro es…– no termine de hablar porque no sabía que decir.

No me hagas el tonto a mi primito, porque yo también produzco leche - dijo eso apretando sus gordos huevos que se notaban a través de la tela.

¿No ibas ir al baño? – dije con la miraba en sus atributos.

Oh si ya voy – ni bien dijo eso yo me gire para abrir la puerta.

Pero siento un movimiento rápido detrás de mí y bruscamente el cuerpo de mi primo choca con mis espaldas, su paquete pegado en mi trasero que iba creciendo y su aliento en mi nuca, rápidamente separo mis piernas y dijo.

Encantadísimo compartiera mi leche contigo – dijo hablándome muy pegado a mi oído.

Cris detente que alguien puede vernos – dije comenzando a excitarme.

No importa, al fin y al cabo nadie va a decir nada, sé que papá te coge como perro en celo, mi hermano Erick ni que hablar, anoche los escuche y por cierto mi hermano y tu bufan como toros, tan solo falto yo – dijo arrimándome su verga erecta que de no ser por su calzoncillo hubiera entrado por si sola dentro de mí.

Cris yo…, como sabes lo de tu papá – pregunte casi gimiendo.

Digamos que no tuvieron tanto cuidado aquella noche – dijo – Los vi, vi cuando mi viejo te cachaba y tu disfrutabas – termino por decir aplastando más su erección contra mis nalgas.

Cris, tu papá se sentía muy mal y yo... Ahggg – No termine de hablar por que sentir su lengua en mi oreja.

No te preocupes, primito sé que eres buen samaritano, yo también necesitare tu ayuda siente como estoy – dijo eso mientras pasaba su pene por mis nalgas esta vez sin nada de por medio.

Crisss… yo…

Shhhh no digas nada – interrumpió - Va a llegar un día en que no me pueda contener contigo, y te voy a coger como perro en celo al igual que papá aferrándome a tu cintura – dijo eso pasando su lengua por mi nuca y haciendo movimiento de arriba abajo con su verga en mis nalgas.

Por qué no lo haces de una vez – dije llevando mi mano hacia atrás y tocándole la gran verga que al igual que su padre y su hermano, el portaba.

Ganas no me faltan pero le tengo mucho respeto a Diana, pero si después de que ella dé a luz y sigue con sus ascos al sexo, créeme que tus nalgas serán mías y te destrozare ese anito que tienes y con el cual vuelves loco a papá y a mi hermano – dijo eso moviéndose de adelante hacia mientras yo aún tenía su verga aprisionada con mi mano.

Estoy seguro que así será – dije con la respiración entrecortada.

Ahora que lo veo, por lo visto mi viejo y mi hermano te tienen bien alimentado, mira como tu cuerpo ha cambiado – dijo pasando su mano por mis brazos – Ya no estás tan flacucho como llegaste, parece que su leche hace maravillas en ti, seguro con la mía nos igualas en cuerpo – siguió diciendo sobándose aún más fuerte entre mis nalgas.

Eso es lo que quiero – solo atine a decir.

No te preocupes creo que así será, pero ahora un adelanto – dijo dándome un mordisco en el hombro.

Mi primo se empezó a masturbar frenéticamente, hice el intento de voltear pero con su mano me aprisiono contra la puerta, yo estaba impaciente, hasta que minutos después sentí su semen caliente caer en mi nalgas y resbalar por ellas, 5 chorros de semen chocaron y mi primo al terminar limpio las ultimas gotas con mi mano que la atrajo hacia su polla.

Lamentablemente esto es lo que puedo hacer ahora – dijo esto guardando su pene en su bóxer y dándome un medio beso en los labios desde atrás.

Mi primo fue al baño y yo rápidamente entre a mi habitación, me quede parado pensando, me había excitado y mi pene reventaba, mi ano pedía comer un buen pene, mire a Erick pero estaba dormido y anoche ya habíamos tenido sexo, así que mi única opción era mi tío Albert estaba seguro que aceptaría encantado, y sin pensarlo salí del dormitorio y me dirigí al del tío Al, ya para esos momento Cris no estaba en el baño.

Llame en la entrada dos veces y nadie respondió así que abrí la puerta de la habitación y una vez dentro veo a tío Albert durmiendo con tremenda erección mañanera debajo del calzoncillo, tía Patricia no estaba, es hora de aprovechar mi oportunidad dije en mi mente y sin detenerme caminé hacia donde el tío Albert estaba y sin pensármelo dos veces tome su pene, lo saque por encima del calzoncillo y lo comencé a mamar.

Sabia deliciosa, mientras más chupaba más tiempo quería seguir chupando, estaba tan concentrado en eso que no me di cuenta que mi tío había despertado.

Sobrino que rico, sigue, extrañaba tu boquita en mi verga – dijo gimiendo mi tío.

Yo no contestaba, solo seguía mamando pinga como yo solo sabía hacerlo y como a mi tío le gustaba, me la comía enterita, no descansaba, las babas caían en su pubis y guebos mojando todo su vello púbico.

Amaneció goloso mi cachorrito hoy día, quieres tu lechita bebe – dijo mi tío hablándome como a un bebe.

Ajum – solamente dije porque seguía con la pinga en la boca.

Mi tío así como estaba acostado y yo inclinado chupándole la verga, puso su mano en mi cabeza y hundía su pene sin dejarme opción de tomar aire, con su movimiento de pelvis me follaba la boca.

Seguía en lo mío mientras que con una mano retiraba por completo el bóxer de mi tío y lo deje en un lado, quería chuparle los webos llenos de pelos que me encantaban, siempre me ha encantado sentir el pelo de un macho en la cara mientras se la chupo, me metí sus huevos en la boca y eso a mí tío Albert le encantaba.

Con la mano libre que tenia se dispuso a tomarme el trasero pero sintió los restos de la leche que aun tenia.

Albert: ¿Y esto mi amor? ¿De quién es?

Yo: De Cris, se masturbo y me dejo su leche atrás, por eso estoy bien arrecho – dije dejando un momento su pene y al terminar de decir aquello continúe con la mamada.

Mi tío empezó a tomar los restos de semen y me los llevo al ano, jugo un rato con el introduciendo un par de dedos.

Albert: Sobrino aún está un poquito hinchado, Erick por lo visto que dio buena faena, ¿estás seguro que quieres que te coja?

Si - dije firmemente.

Entonces sube y cabalga sobre la verga de tu macho – dijo.

Yo, ni corto ni perezoso subí a la cama, primero comencé a sobarme sobre su verga, mi tío solo me miraba impaciente preguntándose en que momento iba a introducirme su vara caliente, me sobaba y mi tío recorría con sus manos mi pecho, y mis nalgas.

De un momento a otro no aguante más y me fui introduciendo lentamente su pene en mi interior, yo suspiraba, mi ano se iba abriendo a un amigo conocido y lo recibía maravillado de volverlo a sentir, hasta que se enterró por completo en mis entrañas, me incline y mi boca se encontró con la de mi tío y nos besamos.

Eres un chico tan bueno, eres hermoso y precioso, bebito – me dijo con una notable excitación.

Me recosté en su pecho, cerro sus brazos alrededor de mi espalda y mi tío me empezó a follar, su pelvis hacia todo el trabajo mientras su pene entraba y salía de mi ano, me levantaba levemente como intentando meter algo mas pero ya todo estaba dentro.

Me libere de la prisión de sus brazos, puse mi manos como soporte en sus pectorales y me empezó a mover como si estuviera cabalgando, me movía y movía como nunca lo habida hecho antes, verdaderamente Cris me había dejado muy excitado, la sangre me hervía y la cama parecía que se iba a desarmar.

Mi amor que rico te mueves – dijo haciendo muecas en su rostro por la excitación.

Yo no contestaba y seguía en lo mío, me movía en círculos, adelante hacia atrás, hacia todos los movimientos que conocía con tal de dar placer a mi macho y darme placer a mí mismo.

Cachorrito no te detengas – dijo mi tío – Dale que te quiero destrozar el ano y tú me destrozas el pene – continuo.

Mi tío me tomaba de la cintura mientras me movía, estaba como un poseído, sentía un placer enorme tener su pene enterrado lo más profundo de mi.

Mi amor me encanta como te retuerces de placer, pero ahora me toca moverme a mí – dijo eso e hizo un movimiento brusco y sin sacarme su pene cambiamos de posición.

Tenía mis piernas en sus hombros y mi tío me embestía fuertemente, su sudor caía sobre mi abdomen y sus bolas golpeaban mi trasero, no sé qué cosa se escuchaba más si el sonido de la cama moviéndose o el de sus bolas chocando con mi piel.

Nos besábamos y al mismo tiempo me embestía, nuestro gemidos eran audibles, había perdido el control de mi boca y solo gritaba de placer, me penetraba fuertemente, y sentía mi pene que cada vez más hinchado.

Me había entregado al placer y dejaba que mi tío haga lo que quisiera, Albert como buen macho cumplía y muy bien, no descansaba, el exhalaba y suspiraba, el sudor con el que estábamos bañados hacia más excitante la experiencia, estábamos muy calientes y solo la eyaculación podía bajar la temperatura, pero faltaba mucho para ello.

Pasaron los minutos y las piernas casi se me adormecían por tenerlas arriba todo el tiempo, mi cintura me empezaba a doler porque todo el peso de la mitad de su cuerpo descansaba ahí y eso sumado a las envestidas que me estaba dando.

Llego el momento y el semen estaba en la puerta, explote y eyacule sobre mi abdomen, mi macho al sentir mi ano apretar su pene eyaculo inmediatamente después de mí, inyectándome toda su leche, tras sus últimos espasmos, descansó un rato sobre mí y juntamos nuestras bocas nuevamente, mientras su sudor caía en mi rostro, verdaderamente la habitación olía a sexo, olía a dos machos que acababan de fornicar.

Pasada la arrechura por fin hable

Yo: Tío tenemos que separarnos ya, tía Patricia puede venir en cualquier momento.

Albert: No te preocupes sobrino, tu tía se fue a la granja vecina que esta como a 45 minutos de aquí, fue a ayudar a parir a la hija de los vecinos – dijo eso separándose y acostándose a mi lado.

Yo: Por lo menos tenemos algo de tiempo.

Estaba exhausto, mi cintura me dolía un poco, mi semen estaba encima mío y la calentura ya se había ido, definitivamente el sexo es un acto animal, nos transforma en animales.

Hijo cuéntame cómo fue eso de tu primo Cris – dijo llamando mi atención

Le conté todo lo que había sucedido, como Cris había reaccionado conmigo, no parecía estar sorprendido.

A las finales todo era cuestión de tiempo – dijo.

Pero tío de verdad no les importa acostarse con un hombre – interrogue.

Sobrino ni un poco – dijo el firmemente.

Pero entonces a ¿ustedes les gustan los hombres? ¿O al menos a ti? – pregunte otra vez.

Sobrino nunca he pensado eso, las mujeres desde mocoso me han gustado, nunca sentí atracción por un hombre ni ahora tampoco, pero usted condenado, me trae loco, usted si me gusta, viniste a salvarnos a los hombres de esta casa – dijo levantándose y dándome un beso en los labios.

Lo entiendo – dije yo.

Pero si te digo una cosa, el sentimiento que tengo hacia ti no es como de una pareja, yo te quiero como si fueras mi hijo, te quiero como a Cris o Erick, pero cuando tenemos sexo es distinto, te veo como una hembra dispuesta a complacer a tu macho ósea yo – dijo orgulloso – Pero no pienses que te veo como una mujer para nada, soy consciente que eres un hombrecito y no por gustarte las vergas quiera decir lo contrario, es más me encanta que seas un hombre y bien macho porque solo así te aguantas tremendo rabo que tenemos nosotros, además a una mujer se le trata con más delicadeza, pero tampoco quiere decir que a ti te trate como cualquier cosa – finalizo.

No te preocupes tío, lo entiendo perfectamente, me pasa lo mismo con usted, lo quiero y siento como un padre, y tiene razón en el sexo ya es otra cosa, tal vez será porque es más animal, más salvaje, y afloran esos instintos – dije.

Así es sobrino y gracias por lo haces por nosotros – dijo.

No se preocupe tío lo hago con mucho gusto ahora si vamos a bañarnos porque estamos apestando a sexo y tía Patricia seguro no demora en venir.

Pero me encanta como hueles – dijo mi tío sonriendo

Y a mí como hueles tú, pero no todo mundo piensa lo mismo – dije levantando.

Está bien vamos – dijo levantándose.

Entramos a la ducha he inmediatamente expulse en el wáter la leche que mi tío había dejado momentos antes, se escuchaba gracioso parecía que soplaban por dentro y mi tío no era ajeno a eso, soltó una carcajada y yo le seguí.

Nos aseamos bien, Albert paso todo el jabón por mi cuerpo y yo también por el suyo.

Albert: Parece increíble, tu cuerpo ha cambiado bastante desde que estas aquí, antes parecías un niño y ahora no tanto.

Yo: El campo supongo me ha hecho bien, me gusta estar aquí, me gusta esta vida.

Albert: ¿Porque no te quedas a vivir aquí definitivamente?

Yo: Sabes como es mi padre, no lo permitiría y si lo desobedezco se desentiende de mí.

Albert: No importa, tu sabes que en mi tienes un padre, puedo cubrir tus gastos, además la empresa familiar no solo es de tu padre, de todos modos piénsalo.

Yo: Esta bien lo hare, no te preocupes

Terminamos de limpiarnos y salimos para nuestras respectivas habitaciones, no sin antes darnos unos cuantos besos muy profundos, entrando a mi habitación, encuentro a Erick recién despertándose, ya era un poco tarde.

A donde fuiste – dijo desperezándose.

A la ducha – dije.

Pero no llevaste toalla – dijo el señalándome.

No, es que salí apresurado – dije rápidamente.

Bueno, me hubieras levantado para ir juntos – dijo con una sonrisa pícara.

La próxima vez lo hare – dije guiñándole un ojo.

Erick se levantó con su pene balanceándose, tomo su toalla, se la anudo a la cintura y salió para el baño.

La mañana paso excelente, como era lunes nadie quiso hacer nada, esperamos a que tía Patricia llegara y tomamos desayuno juntos.

Los días pasaron y marzo llego, manteníamos nuestro trabajo en la granja, es asombroso todo lo que hay que hacer, al parecer no hay nada, pero sí que hay bastante trabajo, logramos hacer la piscina con un poco de esfuerzo, todo salió de maravilla, los niños la disfrutaron y mi tío, Erick y yo también, claro que por separado, en cuanto al sexo, teníamos 2 veces por semana, es decir dos veces cogía con Erick y otras dos con mi tío, ya no había pasado nada parecido a la última vez con Cris.

Mi cuerpo estaba cambiando, había aumentado notablemente su volumen y yo también lucia como campesino, me estaba dejando crecer la barba, y en general el vello de todos los lados de mi cuerpo, vine depilado de mi zona genital y ahora tenía un poco vello que estaba creciendo.

Se me ocurrió que era momento de hacerme el tatuaje que estaba pensando, así que pedí prestada la camioneta a tío Albert, le dije que iba ir a la ciudad porque iba a ver un amigo, el de inmediato acepto, maneje y como a las 8 de la noche llegue al sitio donde iba hacerme el tatuaje era un tanto complicado así que tomaría varias horas.

El diseño estaba listo, había estado en comunicación con el tatuador, así que ya tenía todo preparado solo era cuestión de ir y hacerlo, he de decir que el diseño no lo había hecho yo, lo tome de la película Van Helsing con Hugh Jackman, era un hombre lobo idéntico al de la película, me gusta ese hombre lobo puesto que tiene cuerpo más humano es decir posee un cuerpo más musculado, camina erguido, los brazos como ya dije más parecido a un humano que terminan en una manos con garras afiladas, el cuerpo de la cintura para abajo si es más parecido a un animal junto con su cabeza.

Me atrajo mucho ese hombre lobo pues quería hacer una referencia a los hombres con los que estaba viviendo, machos, dos de ellos peludos pero los tres muy viriles, así que no lo dude y me puse en marcha, el diseño completo de tatuaje era el hombre lobo aullando a la luna, pero los bordes que iban a dibujar la luna no eran regulares sino que eran los nombres de esos tres hombres a los que quería demasiado.

Así que ahí estaba yo sentado en la silla del tatuador, a diferencia de los que dicen que los tatuajes duelen, la verdad es que a mí no me dolió mucho, digamos que las molestias se intensifican gracias al tiempo que estas sentado y esa aguja está recorriendo tu piel.

Pasaron horas, tomábamos tiempos para descansar hasta que finalmente el trabajo estaba hecho, en todo mi brazo derecho yacía plasmado lo que tanto quería, un hombre lobo aullando a la luna, la cual su contorno estaba dibujado por los nombres Albert, Erick y Cristopher en una letra ligada muy bonita, el tatuaje era impresionante, parecía real, pague por el trabajo, el tatuador me indico los cuidados que tenía que tener y una crema, salí con dirección a casa, ya era muy de madrugada, llegue casi al amanecer, guarde la camioneta y nadie me sintió llegar, fui a mi habitación me desvestí, me acosté al lado de Erick y quede dormido.

Las caras de la impresión cuando todos vieron mi brazo eran graciosas, el tiempo paso y las heridas que dejaron la aguja se restablecieron.

Me había adaptado al campo, todo este tiempo mis papas no habían venido a verme aunque sea un día, no era que me importara mucho, las veces que nos habíamos comunicado por teléfono siempre discutíamos.

El tiempo siguió su curso nuevamente y era la tercera semana de mayo, habían pasado ya 5 meses desde mi llegada, y en cualquier momento Diana daba a luz.

Era sábado 16 de mayo de 2015 y era mi cumpleaños número 21, me levante de la cama medio soñoliento iba con dirección a la cocina a tomar agua pero me entretuve con mi reflejo en el espejo, admire mi cuerpo por un momento y me gustaba lo que veía.

Desde que llegue hace 5 meses mi cuerpo había dado cambios sorprendentes, parecía increíble pero me veía más alto, tal vez sea por el volumen del mismo, había anchado mucho, pero no tanto como mis primos que esos si eran unas maquinotas, me había dejado crecer la barba que era casi tan frondosa como la de mi primo Erick, mi cabello castaño se mantenía corto porque tía Patricia era muy buena peluquera y además que no le gustaba que anduviéramos greñudos, apenas tenía un ligero vello en el pecho, pero en mi zona genital y en axilas si tenía demasiado al igual que todos los hombres de esta casa, en otros tiempos lo hubiera depilado totalmente, pero tener a estos hombres que siempre lucían tan salvajes y masculinos habían dejado una fijación en mí, por ello también quería parecerme.

Había abundante pelo en mis bolas y pubis que no había recortado desde que llegue a esta casa, quedaba mirando fijamente esa zona, no había heredado un pene demasiado grande como la de mis machos, era apenas normal pero no me sentía mal por ello, mis bolas también eran normales, pero me gustaban como eran, mis piernas también habían aumentado de tamaño, más duras y firmes con un ligero vello.

Me gire y mire mi espalda ancha y mi cintura un tanto estrecha que me encantaba junto a mi nalgas duras, redondas y firmes, el tamaño perfecto sin llegar a lo grotesco ni deprimente, me puse de perfil y visualice mi tatuaje, definitivamente me encantaba y se me veía muy sexy pensaba yo, siempre me había gustado ver hombres con tatuajes, siempre me parecieron sexys, debe ser por ello que mis primos y tío también se animaron hacerse uno.

Finalmente me volví a girar y quede en la posición inicial, mire fijamente a mis ojos en el reflejo del espejo, esa era la parte que más me gustaba de mí, pues la iris eran de distintos colores, tenía heterocromia, mi ojo derecho era de color como la miel, y mi ojo izquierdo era de color verde, eran impresionante, según se y por qué me cuenta mi tío solo mi bisabuelo tenía esa extraña condición que yo había heredado hasta el momento.

Estaba tan entretenido mirándome al espejo, que no me di cuenta que Erick se había despertado y colocado en mi tras.

Buenos días cacharro – dijo dándome un beso en el cuello y sobando su verga en mi trasero – Feliz cumpleaños – termino.

Gracias grandulón - dije volteándome y juntando mi boca con la suya.

Muero por darte tu regalo – dijo y sentí como su pene se erectaba.

Lo quiero ahorita mismo – dije arrodillándome.

Comencé a comerme mi regalo, todo este tiempo me había convertido en especialista en comer vergas puesto que tenía dos machos más que dispuestos a dejar que practique con ellos, mi garganta ya no molestaba cuando me las metía hasta el fondo, ahora aguantaba más tiempo con un pene metido en la boca.

Mi vida, si sigues así te vas a acabar el regalo muy rápido – decía Erick mientras yo lo miraba con su pene atragantándome.

Yo solo seguía, chupándosela y mirándolo, veía su cara de placer al sentir como su pene resbalaba por mi garganta, hasta ese momento yo controlaba el ritmo de la mamada, hasta que mi primo como todo macho que quiere llevar el control de todo, me comenzó a follar la boca esta vez a su ritmo.

Me embestía tan fuerte que perdí el equilibrio y quede recostado contra el ropero en el cual estaba parado minutos antes, me follaba bestialmente la boca, su pene entraba y salía de mi garganta y había aprendido a contener las arcadas, a la par de sus embestidas mi cabeza golpeaba el ropero, me encantaba como a veces podía tomarme tan cariñoso y suave y otras como esta, que se volvía una bestia y me cogía duro y rápido.

Mi cara estaba completamente roja, sus ojos transmitían lujuria, las venas de su frente se hinchaban y se marcaban, pero finalmente la respiración me fallo, y es cuando ahí el recién me retiro su pene de mi boca, él sabía perfectamente cuando parar, era salvaje pero considerado conmigo, se preocupaba de que yo también disfrutara y no solamente el, no me cogía como se le diera la gana, en realidad mi tío Al también era igual que Erick, me encanta cuando un hombre te ve como una persona y no solo como algo que sirve para follar.

Me tendió una mano para levantarme y la acepte, ya una vez de pie nos besamos.

Eres genial – me dijo entre besos

Tú lo eres más – le dije

Nos besamos largo rato y Erick hizo que me girara, me apoye en el ropero y me incline con mi culo mirando hacia él, se arrodillo y primero pasaba su lengua de arriba hacia abajo por cada cachete, le daba chupetones, y los mordía, mi ano latía por sentir su lengua en él y algo más, olía el aroma de mi raja y se saboreaba, paso su lengua por ella, hundió su rostro y literalmente me comió mi ano, se esmeró mucho en hacerlo, me encantaban los chupetones y las mordidas que le daba, hacía que me mi pene erecto saltara y expulsara liquido pre seminal en forma de hilo que se acumulaba en el suelo.

Metía uno por uno sus dedos para dilatarme pues a pesar que su pene ya había entrado y salidos varias veces de mi ano, siempre era bueno hacerlo para evitar cualquier desgarro, una vez terminada la dilatación, se puso de pie, se colocó detrás de mí y de un tirón enterró la mitad de su pene adentro, tambalee un poco aun así no me dolió mucho puesto que había hecho un buen trabajo con los dedos.

Lentamente termino hundiendo el resto, primero me penetraba lentamente y gradualmente aumentaba la velocidad, su pelvis se pegaba a mis nalgas a una velocidad impresionante que parecía que mis nalgas estaban siendo azotadas, por lo rojo de mi piel y lo fuerte del sonido, yo solo bufaba de placer, el sexo era realmente exquisito.

Tras varios minutos pegado al ropero, cambiamos de posición me puse de rodillas al suelo, y Erick tras de mi como cual lobo salvaje me dejo ir todo su pene hasta el fondo, yo di un gemido que supongo se debió escuchar en toda la casa, pero no nos importó y seguimos en lo nuestro.

Me encanta tenerte así, en esta posición, amorcito – dijo Erick recostado a mi espalda.

Y a mí tener tu pene adentro – dije sumisamente.

¿Cuál pene? ¿Este? – dijo Erick sacando y metiendo su verga de golpe.

Ohhhhh, si ese – dije entre gemidos.

De quién es ese pene, mi vida – dijo mi primo moviéndose en círculos.

De mi macho mi amor – dije mordiéndome los labios.

Y quien es tu macho – me sigue el.

Tu – dije casi como gritándole

Acto seguido siguió con la faena y me comenzó a penetrar frenéticamente, embestida tras embestida y el solo jadeaba, yo se lo agradecía, mi ano se sentía maravillado tener a tan majestuoso huésped en su interior, mi pene salpicaba el precum que expulsaba, con su mano izquierda se aferró a mi cintura y con la derecha tiró de mi cabello hacia atrás.

Amaba era ligera muestra de masoquismo, me gustaba ser penetrado mientras que mi hombre me jala el cabello, pero detestaba las nalgadas, por ello nunca ni uno de los dos me nalgueaba, habíamos logrado la perfecta pose del perrito, estaba quebrado para él, mis nalgas le pertenecían.

Su mano se movió de mi cintura a mi hombro pero la otra aún tenía mi cabello entre sus dedos, era la pose perfecta, la pose que más me encantaba, era la más salvaje, estar cachando como los perros, tranquilo sumiso dejándome someter y el dando lo mejor de sí mismo, siempre.

Soltó mi cabello y mi hombre lentamente se recostó en mi espalda otra vez y muy despacio nos acostamos sobre la alfombra, yo debajo y el encima unidos por su verga dentro de mí.

De un momento a otro hizo algo que nunca había hecho y eso me sorprendió, me mordió la nuca así como lo hacen los felinos y me follo de esa manera, era una cosa sumamente excitante, nunca había experimentado ese placer, definitivamente se había guardado eso para este día, o simplemente afloro del instinto animal el cual sale a la hora del sexo.

Con cada embestida parecía que romperíamos el piso, yo solo mordía su mano para no emitir gemidos tan fuertes.

Bebe creo que ya voy a terminar, ¿dónde quieres tu lechita? – pregunto jadeando.

Donde tú quieras amor – conteste yo suspirando.

Volvimos a ponernos de perrito y mientras me embestía comenzó a masturbarme, su mano áspera en mi verga se sentía increíble, la tosquedad de su mano sobre una piel tan delicada como lo es la del pene, erizaba toda mi piel, minutos después comencé a eyacular, mi semen chocaba contra el piso y yo luchaba para no caer de golpe.

Segundo después Erick comenzó a eyacular, la primera descarga lo hizo dentro de mí, pero rápidamente saco su verga para terminar en mi cara, en el trayecto otra descarga se le escapo pero finalmente la tercera, la cuarta, quinta y la sexta dieron en el blanco, todo el semen fue a caer a distintos lugares de mi rostro.

Me trague los que cayeron en mis labios y los restos que quedaron en su verga.

Ufff, me encanta verte con la leche en tu hermosa carita, y más en tu barba, me da un morbo terrible – dijo retomando la respiración.

A mi también me encanta sentir tu semen caliente en mi rostro mi amor – dije sonriéndole aun arrodillado.

De pronto se abrió la puerta de golpe, ni siquiera tuvimos tiempo a reaccionar.

Muchachos Diana ya va a dar a luz, está en labores de parto – dijo cris emocionado y tras esto cerro puerta.

Erick y yo nos miramos y escuchamos a Cris despertar a tía Patricia y tío Albert tras esto la puerta de la habitación se volvió a abrir.

Por favor que esperan salgan, pero antes pónganse algo, y tu Dan límpiate la leche de la cara, que si no, me olvido del parto y entro a cogerte, me das un morbo – termino por decir aquello y cerró la puerta.

Me limpie todo el semen con lo primero que encontré, me vestí con un short y un polo manga cero como habitualmente lo hago, Erick se puso algo similar a mí y salimos, yo primero fui al baño a lavarme la cara pues había leche reseca en mi barba.

Todos estábamos abajo, tío Albert estaba con los niños y tía Patricia estaba ayudando a Diana a dar a luz, Cris estaba con ellos.

Sobrino parece que te robaron el cumpleaños – dijo mi tío sonriendo y entregándole a Adrián a Erick.

Hijo sígueme por favor – me dijo tío Albert.

Seguí a mi tío a la cocina y nada más cerrar la puerta, se lanzó a comerme los labios con pasión, feliz cumpleaños cachorro – dijo tras el beso.

Muchas gracias tío y nos abrazamos fuertemente.

Albert: Por lo que pude escuchar Erick ya te dio tu regalo.

Yo: Si y por suerte Cris entro cuando ya habíamos terminado.

Ambos reímos, nos soltamos y volvimos a la sala, no sin antes darnos otro último beso.

Y ahí estábamos los tres, hombres tan parecidos, bueno Erick y Albert se parecían, la diferencia era que Erick tenia barba y mi tío se la afeitaba, y yo pues si me había llegado a parecer a ellos en gran manera.

Escuchábamos los gritos de Diana mientras estaba alumbrando, los niños estaban jugando afuera para que no escucharan y se asustaran, mientras nosotros esperábamos impacientes, hasta que finalmente oímos el llanto del bebe y tras ello Cris en las escaleras anunciando que ya había nacido.

Es un ¡machito! como nosotros – dijo con una alegría que nunca le había visto

Bajo corriendo y lo felicitamos, tanta fue la alegría que me dio un beso en la boca y me levanto, todos nos miramos pero nadie dijo nada, la felicidad nos embargaba a todos.

Pasados unos minutos subimos a ver a Diana que todavía estaba débil por el parto, felizmente no hubo complicaciones puesto que tuvo problemas en los primeros meses de su embarazo.

Ya pensaron el nombre – hable yo.

Si – dijo Cris – Se llamara Franshesko – exclamo.

A mi mente se me vinieron recuerdos de aquel viejo amor, que rompió mi corazón.

¿Estás bien Dan? – pregunto Cris.

Si todo bien, ese nombre me encanta – dije yo.

Realmente me encantaba ese nombre, pero el recuerdo de la persona me dolió, pues aun después de todo, lo quería.

******

Hasta aquí un nuevo relato, gracias por leerme.

Nunca antes me había descrito, ahora ya conocen como es Dan.

Cualquier cosa escribir a mi correo [email protected]

Discúlpenme por demorarme en escribir pero recién he empezado la universidad y tengo poco tengo aún menos con el trabajo, pero les aseguro que subiré todos los capítulos del relato hasta terminar la historia.

Nuevamente muchas gracias, PROTÉJANSE.

Comparte este relato


Esta obra está bajo una .
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


Relatos de madres que le muestra asu hija como desvirgarse con su hermanocomence a rozar a mi cuñadarelato embarazame trabajorelatos veridicos mi esposa me volvio travedtimuchacha le dice haz lo que quieras cojeme yafollando con un solteron negro a escondidas de mi marido relato eroticohembrita de siete historias eroticasjoven me desvirgo relatorelatos de cuñadas cachondas ñtengo un regalo para tu culito mariconcito relatoshttp://rx-online.ru/relato/5682-la-noche-en-que-me-cogi-a-mi-hermosa-hermana/Quiero que mi novia me ponga cuernos,relatosrelato de sexo que rica cogida hijo no pare damela todámi pija entreno la cola de mi suegra . amor filialPerdoname hijo te voy a follar relatosmi pija entreno la cola de mi suegra . amor filialrelato uy tas rica ahhhvideo mi nuera me toca el pene en la camamujeres con pollas falsas echando litros de semenrelatos sobrina muy p***relatos con juegos perversos desvirgue a mi hermanitaIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiaa los hombres les exita ver que se nos transparentan las tetas relatosus primeras lamidas en la panochitaRelatos fantasiosos Mis papas follan en mi nombremonja se enloquece por una pollarelatos eroticos de maduras ninfomanas pidiendo polla por el culoSin duda alguna me arrepiento de lo sucedido. A consecuencia de ello he sufrido castigos tanto físicos como morales. Pero cuando recuerdo con detalle ese momento, no puedo evitar tocarme. Mi nombre es Nancy McAllister. Tengo 28 años y vivo en Denver. Hace mas de cuatro años que estoy casada con relatos morbosos de hombres gay con amigos drogadola mejor pagina de relatos lèsbicosmi primo me penetro y soy hombrelas madres mas exQuisitas incestoelatos de coñoz zin  ejecutiva intensacojiendo con.mi peluquera buenas rubiarelato como me acoste con mi hijoxxx relatos mi hermana me.enseña.sobre el.sexorelato erótico "ser secreto" tetas pollapapa aprietame mis enormes tetasrelatos de mi amante me acaba en la vagina para preñarme y a mi esposo le encanta.relatos que sentí cuando perdí mi virginidadIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiaporno relatos mi hermana quiere que se lo meta xxxcuentos eroticos me gusta que vean tener sexorelato hyperspermia incestorelato venirse dentro no quierorelato porno don facundo2de 2sexo vaginal con preambulo penetración y semenlos crimenws de Laura silvadeIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijacuentorelatos madre hijo termina dentrole dice al amante que verga amor cojete mi culorelato porno la maldicion placenterade harry potter 2mamá se puso unos mayones relatosrelatos pornos de vecinitas confundidasporno mi hermana le doy nalgadas para,que calienteRelatos erotixallinurl: online Uno parteRelato lesbianas baňo discovideo porno pillando a una pareja follando y me uni a ellosla observe en sosten y bata que rico relatorelatos gays en una bodaesposa caliente relato y cuñadadiremos porno hermana hermana hermano borrachorelato porno mr cpgi a mi hija en un viajesexo el cuelo mujer d mujer en penerelatos eroticos de maduras ninfomanas pidiendo polla por el culoIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijarelatos de pechos con brasierVenus porno me encanta cojer con mi tioinhalando rayas de cocaina y follandodado estiya camara en condidavideos porno 2.017.fontanerosrelatos eroticos de maduras ninfomanas pidiendo polla por el culoRelatos eróticos d chicas infieles x calentura interracialRelatos filial cogiendo a mi hermana despues de seducirlamegusta cojer mujeres peluditas