Sexo a orillas del mar

Click to this video!
Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 24.962 Valoración media del relato 9,42 (12 Val.)

RESUMEN

Entonces fue mi turno; le dije que se tendiera en la toalla boca arriba, y la recorrí con mi lengua de arriba a abajo, con deleite, saboreándola, dándole suaves bocaditos aquí y allí...

Se sentó encima de mi rodeándome con sus piernas. Al momento pudo notar a través de la ropa mi miembro completamente erecto y empezó a frotarse con él mientras me besaba y acariciaba mi pelo. La había conocido a mediodía mientras paseaba por la playa, la playa de la Renega en Oropesa, a orillas del Mar Mediterráneo. Una cosa había llevado a otra y entre risas y miradas de complicidad nos habíamos acomodado en el recoveco que ofrecía una de las numerosas calas, una especie de cueva, para amarnos lejos de miradas indiscretas; esta cueva era espaciosa, lo suficiente para estar de pie en ella sin ningún problema, y de unos tres metros de profundidad. Yo también podía notar el enorme calor que desprendía su sexo, aun a través de la ropa.

Allí, con el calorcillo de aquella tarde de mayo, el hermoso sonido de las olas al llegar a la playa y aquella chica amándome sin culpa y con sincera entrega, me convertí en un hombre feliz, en el hombre más feliz del mundo, convencido de que un hombre y una mujer podían encontrarse en el amor y, sin culpa y sin remordimiento, aunarse con él en un acto de felicidad, pasión y ternura.

Así, seguros de que nadie podía vernos por nuestra situación en la cala (estábamos en la arena, orientados hacia el mar en la cuevecita que formaban las rocas del borde exterior de la cala), ella me saco la camiseta y acto seguido me quito los pantalones y a la vez los slips, dejándome, pues hacía rato que me había quitado las sandalias, completamente desnudo sobre la toalla; y viéndome allí tendido y con el miembro completamente erecto, mi compañera se regocijo, y sus manos comenzaron a acariciar mi vientre y el resto de mi cuerpo.

Al poco rato, habiendo ya reconocido todas las formas de mi físico, fue ella la que se desnudó: se sacó la blusa, y vi sus hermosos pechos de oscuros pezones, que estaban duros y de punta; luego se sacó los pantalones junto con las bragas y los dejo con el resto de la ropa (¡ya habíamos hecho una pequeña montaña entre mi ropa y la suya!); se sentó sobre sus talones a la altura de mi cadera a mi derecha, mientras yo permanecía cómodamente tendido, adoptando esa postura que a menudo se usa para meditar, y cogió mi pene entre sus manos; yo entre en un hermoso trance mientras mi compañera me obsequiaba con algún tipo de masaje muy estimulante, que incluía también los testículos; luego, sin prisa, comenzó a lamérmelo y a juguetear con su lengua en la punta mientras yo, extasiado, le acariciaba el hermoso pelo oscuro; después, con autentico frenesí empezó a chupar y a succionar con fuerza; al poco rato me corrí en su boca sin que ella dejara ni un momento de sujetarme el miembro con su mano derecha y de chupar arriba y abajo; cuando hube acabado, ella se retiró sonriéndome y se tragó mi semen que todavía conservaba en su boca. Me relaje y me regocije en el bienestar más absoluto. Volví a oír el suave vaivén de las olas, y pude disfrutar del olor que el sexo de mí compañera desprendía, un aroma muy agradable, como el mejor de los inciensos.

Entonces fue mi turno; le dije que se tendiera en la toalla boca arriba, y la recorrí con mi lengua de arriba a abajo, con deleite, saboreándola, dándole suaves bocaditos aquí y allí al tiempo que mis manos la recorrían con dulzura y con suavidad, relajándola y excitándola a la vez; mientras, ella, con los brazos extendidos a los lados del cuerpo, daba algunos gemiditos de placer y decía algún "así" o "sigue amor" o algún "me encanta".

Después de un excitante masaje en los pies, que también bese, lamí y mordisquee, le entreabrí las piernas, regalándome la vista con un hermoso sexo de grandes labios oscuros y carnosos que se habrían mostrando la puerta, el umbral de los misterios, del placer y del amor; y aunque el bello oscuro era abundante en el pubis, en las ingles y a los lados del sexo habían sido cuidadosamente quitados, así que no me lo pensé y me entregue al hermoso trabajo de saborear los jugos de la más deliciosa de las frutas. Deslizaba mi lengua a lo largo de sus labios, me detenía en su clítoris donde con un ritmo constante lamia como el tigre que bebe agua en el margen del rio; después de esto, volvía a recorrer sus labios, los abría con delicadeza contemplando la gloria y el esplendor y mordisqueaba sus ingles; volvía a lamer, primero lento y luego aumentando la velocidad; mi lengua volaba sobre su clítoris como el águila que baja en picado para caer sobre su presa, y mi dedo corazón, introducido en su vagina, no paraba de entrar y de salir; a todo esto, ella, que no paraba de acariciarse los pechos, gemía, murmuraba y disfrutaba completamente entregada al placer y al bienestar que yo le proporcionaba.

Y como llega la primavera después del invierno y explota en colores, luz y vida, su orgasmo también llego, y se convirtió en huracán y la elevo, la recorrió, la hizo gritar, la llevo hasta la dimensión del éxtasis y luego, con la suavidad con la que cae una hoja de un árbol, bamboleándose en el aire hasta la tierra, la dejo de nuevo allí tendida, extasiada y feliz de estar viva.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


relatos porno de amor filial miradas de placerRelatos xxx de esposas mexiccanasrelatos de sexo y preñez con casadasfollar con viuda en un balneariorelatos eroticos el voluptuoso cuerpo de mamamujer deseando que le acaricien el clitorisrelatos eroticos escrito esposo cornudo entrega a su esposa a su mejor amigorelato erótico "ser secreto" tetas pollarelatos perversomi sibrina orina en frente de mi relatoscache:QKfvsU-ZC7UJ:rx-online.ru/relato/2090-nuestra-iniciacion/ porno endre ermanos durmiendosnuestra compañera de piso estan cachonda relatosrelatos eroticos no consentidos pag 152que mandingo de mi empleadorelato erotico de maestra con viejo chaparroinfiel con el amigoporno mi hermana le doy nalgadas para,que calienterelatos "pegame" "culo" filialRelatos de sexo cuando estoy borracha soy bien arrechacache:93zNrtzWjXEJ:rx-online.ru/relato/9417-carlota-e-isabel-3/ vieja sin brasieles en bikini hombres echando el semen en la vaginavouyer madura dice cogeme que me vengo otra vesrelato erotico hijo nalgas redondas gayLe chupo la conchita a mi hermanita y a su amiguita jugando al doctor relatorelato mujer recatada vergonrelato esposo sin ganashermana tarea amor filialrelato erotico hijo nalgas redondas gaykamzoe sus relatoscache:kt-iWPCA4bcJ:rx-online.ru/relato/3221-camino-de-santiago-2-de-2/ relatos de manoseos en el transporte publicopapa aprietame mis enormes tetasTenía la tanga húmeda del antojoporno negro hace gritar a mi hija yo los veomi esposa quiere tener sexo con un negro y yo la complacizoofilia redactadosejecutiva intensa cuento relatosallinurl: online La llamada 3relato gay afeminado de mi primitoRelato mi primo me desvirgo por el chochorelatos 777gay cuentorelatorelatos mi tía hermana me cogiócojeme en la cabañale cierran el ojo para que no vea que su hermano se la esta cojendodiosa canales desnuda es plicando como masturbarserelatos travesti casadovideos de hembras virgenes calientes k saben moverse durante el sexo analRelatos gays el chikillo putorelato hijo aca no cojeme afuerala mejor pagina de relatos lèsbicosrelato hijo aca no cojeme afuerarelat0 P0rn0 asI maS mI cuca quiere mas huev0relatos una descomunal corridaRelatos Meteme la verga tu hija te va complacer papi cojemerelatos de incesto entre hermanosestuve/.mamando las tetas buenísimas d leche y se vacíovamos a follar con una polla de latexver videos porno mujeres con la vagina pelana saliendo chorro de semenRelato mi hija le gusta nalgueenme desvirgo en un lugar lindo confesionrelatos de hijastras sin sostencache:kt-iWPCA4bcJ:rx-online.ru/relato/3221-camino-de-santiago-2-de-2/ relatos masajista follan a sus clientes jovenesquiero follar a mi amiga violeta es mayor relatoporno relato vecina madura en tacones es insaciablecuento relatos luz esmeraldarelato porno recuerdó cuando robaron y violaron a mamarelatos 777ayudo a mi hermanito a cagar relatosrelatos tuve sexo en un trio con un travesti y fue ricorelato anal primerizas cincuentonastangas con leche relatombar coneja relatos pornoscuando sus bolas chocaron con mis nalgas supe que me la habia metido toda por el culo