Una lectora que se convierte en uno de mis relatos - Parte 5


Click to this video!

Grandes Relatos

(Sexo Anal)


Categorías eroticos

RESUMEN

Después de chatear por algunas semanas, el encuentro sexual con una lectora de este medio se hace realidad. Pero no queda solamente en un simple encuentro, su amiga se nos une y terminamos haciendo un trío.


Categorías eroticos
  • Autor: Tonyzena67
  • Publicado el:
  • visitas: 4.591
  • Valoración: 9,54
  • T. de lectura: 12 min.
Puedes valorar este relato sin estar registrado. ¡ANÍMATE!

Estamos en ese tiempo de reponerlos con Lizbeth, donde ella me ha contado ciertas experiencias pasadas, y más que todo, las experiencias frustradas que ha tenido con su novio cuando el teléfono suena y es Verónica. Contesto y nos pregunta a ambos si se nos puede unir en algunos minutos. Lizbeth no lo duda y dice que está de acuerdo y obviamente yo tampoco me opongo. Comienzo a sentir esa sensación y cosquilleo que se puede sentir cuando nos encontramos en esa primera experiencia sexual, y aunque temprano por la mañana me he cogido y hemos tenido una gran experiencia con Verónica y que acabo de cogerme por primera vez a Lizbeth, tengo esa sensación de incomodidad y desconfianza de qué hacer con dos mujeres a la vez. Por el momento no se todavía si se dará esa experiencia, pues hasta mis 49 años de alguna manera la he evitado aunque he tenido algún par de oportunidades de conllevarla anteriormente.

En minutos Verónica está tocando la puerta y veo que llega con un pantalón deportivo color rojo como si fuese al gimnasio, una camiseta blanca que cubre esos dos meloncitos que he estado mamando por los últimos dos días y nos quedamos viendo los tres sin saber cómo comenzar. Obviamente soy yo quizá el más tenso, pues creo que Lizbeth y Verónica ya han contemplado esta situación anteriormente. Aun así, soy yo el que intento de alguna manera de dirigir aquella situación y les propongo pasar a la habitación. Verónica dice que ella se quedará en la sala del suite viendo televisión y que Lizbeth sea la que continúe con la faena sexual que ella intuye todavía estaba en proceso por lo hora en que ella se ha presentado. Dejamos obviamente la puerta abierta, pues creo que la idea es que Verónica quiere ver o escuchar cómo me cojo a su amiga.

Lizbeth me vuelve a bajar el bóxer que me había puesto temporalmente para ir abrir la puerta, y comienza nuevamente con esa mamada profunda que prácticamente sostiene mis 20 centímetros de verga prácticamente en su garganta por segundos intermitentes, que realmente me encanta que haga y ella sabe que lo disfruto mucho. Pasa en aquella faena algunos cinco minutos, pues yo realmente le pongo alto con ese morbo que me llega de abrirle el culo y con esa sensación que posiblemente Verónica escuche los jadeos o expresiones de dolor de su amiga Lizbeth. Ella sabe que es esa mi intención cuando me mira a los ojos y la invito a que se ponga de perrito, pero esta vez ella se coloca paralela a los cristales del espaldar de la cama y tiene una escena más completa que si se hubiese puesto de enfrente. Veo esa hermosa curva de su columna y como su hermoso culo queda expuesto hacia arriba dispuesto a que este extraño, a quien no conocía personalmente más que por algunas horas, le abra por primera vez el culo. De repente me hace la pregunta pendiente, pues Lizbeth lo había insinuado, pero el toque de la puerta cuando Verónica llego nos interrumpió, pero ella es más directa esta vez: ¿Podemos jugar con el consolador?

El consolador es de un tamaño igual a mi verga y lo había escogido Verónica, pero no le podía decir no a Lizbeth. Le digo que jugaremos con él y ella lo abre mientras sigue en aquella posición de perrito. Lizbeth con sus 19 años es más abierta y actúa mas libre en estas faenas sexuales, al punto que cuando ella comenzó a sentir que mi lengua se deslizaba entre sus nalgas, tan pronto aparecieron aquellos sensuales gemidos, a la misma vez se había llevado el consolador para que le vibrara en su clítoris. Lizbeth esta con muchas ganas, pues puedo ver su orificio vaginal extremadamente húmedo y cuando se restregaba el consolador por su panocha, ya hacia ese ruido de chasqueo que no deja de ser muy excitante. Lizbeth puede ver a través del espejo del espaldar de la cama, como mi lengua se pierde entre sus nalgas e intenta abrir ese apretado esfínter que eventualmente apretará el tronco de mi verga. A este punto no sé si Verónica escucha o nos está mirando, pues la puerta nos queda en las espaldas y hay un pequeño sofá en el cual se puede sentar si ella quiere y contemplar libremente como le quiebro el culo a su amiga.

Volteo a ver hacia atrás por esa curiosidad y veo que Verónica está en la puerta viendo la escena. Ella ve como le como el culo a su amiga y parece que aquello le excita, ella ya lo ha sentido también y gozaba cuando le lamia el culo a ella. Esta vez veo como Lizbeth goza este masaje anal y ella se masajea la panocha con el consolador. Verónica no dice alguna palabra y se ha sentado en el sofá donde puede ver la escena de mejor ángulo. Estoy dándole masaje a Lizbeth con mi lengua y en diez minutos me pedía que le cogiera el culo. Literalmente me lo pidió: Tony, rómpeme el culo.

Asumí que si la pequeña Verónica había aguantado mi verga en aquella posición cuando le abría el culo a ella, Lizbeth lo toleraría también. Juguetee por un par de minutos insertándole uno y dos dedos para dilatar su esfínter, con lo cual Lizbeth dio algunos gemidos de dolor, pero creo que de excitación también y le puse el glande en su pequeño orificio. Literalmente Lizbeth podía ver como mi verga se comenzó a hundir en su estrecho culo y su rostro al ver al espejo era de dolor pero de placer también. En ningún momento bajó la retaguardia, como a algunas mujeres les pasa cuando se les hunde la verga en esa posición, más bien, ella la confrontó con ganas y coraje, pues de alguna manera llegó con esta decisión de experimentar. Veo que Lizbeth aumenta el vibrar del consolador y puedo oír mas elevado los decibeles del ruido del aparato. Lizbeth se masturba la panocha, mientras yo lentamente comienzo a sacar y a meter mi verga en su rico culo que puedo ver tiene un pequeño sangrado, o por lo menos tiene el área rojiza y siendo de tez clara parece ser más evidente.

De alguna manera en la posición que Lizbeth se encuentra, puedo sentir que ese consolador ahora lo tiene completamente adentro de su vagina, hoy puedo sentir como le entra y le sale y ese vibrar me llega a través de las paredes de su intestinos que una y otra vez se ven invadidos de mi verga. Verónica puede ver todo aquello y he visto de un lado y ella se ha llevado su mano adentro de sus pantalones y veo que se masturba lentamente. Me ve y creo siente en algo pena, pues ha parado repentinamente. Lizbeth gime muy excitadamente, pues creo que mi verga en su culo y el consolador en su panocha, la están llevando a esa sensación que no tiene retroceso. Hemos llegado a una coordinación constante y que parece con pausas y mientras ella se mete el consolador mi verga sale y viceversa hasta que explota en una erupción fantástica de un orgasmo descomunal. Ahora Verónica puede ver y oír como Lizbeth gime de placer y a la vez me pide que le rompa el culo, mientras ahora el consolador sigue saliendo y entrando a la vez. Ya no hay coordinación y los gritos de placer se confunden con el chasquido que hacen el consolador en su panocha y mi verga en su culo. Se ha ido tan rico que me voltea a ver a través del espejo y me dice riendo: Eres malo.

Lizbeth sabe que Verónica ha sido testigo de aquella cogida y le dice a Verónica, que ahora es su turno y que quiere como su culo es también destrozado por mi verga. Yo sabía que el ano de Verónica ya había tenido su gran dosis de verga y no consideraba que aguantara otra cogida por el ano. Pero creo que esta pequeña y linda mujer habrá tenido un enorme orgasmo anal, que estaba dispuesta a pasar por el dolor para obtener ese placer que ella espera encontrar otra vez. Mi verga sigue erecta y Lizbeth se mete junto a la ducha conmigo y me limpia para que continuara con la faena con su amiga. Lizbeth también ve el calzón que mojó Verónica con sus jugos vaginales temprano por la mañana y ahora se mira blancuzca y tostada ya secos. Lizbeth me enjabona y prácticamente me baña para que quede listo para su amiga. Lizbeth ahora descansa en el sofá, pero Verónica es ahora la que tiene pena ser desnudada frente a su amiga y le pide que salga a la sala. Lizbeth lo hace, pues creo que a pesar de ser grandes amigas, no llegan a esa confianza todavía aunque están siendo cogidas por el mismo hombre y se miran la una a la otra, todavía hay cierto pudor, si se le puede llamar pudor.

Le remuevo la camisa y el pantalón deportivo a Verónica, y miro que lleva un juego de sostén y bikini color rosa de un tono elevado. Se mira preciosa y con la obvia mancha de su calzón ya mojado, pues se que se estuvo masturbando, le he quitado su bikini, le he dado unos mordiscos a su rico y jugoso clítoris y la he puesto en posición de misionero y le clavo la verga a mi antojo. Creo que Verónica está más pendiente que si su amiga la está viendo y se compenetra a la faena cuando la pena se le ha ido, pues sabe ahora que Lizbeth ahora nos ve desde el mismo sofá donde ella se masturbaba viéndonos a nosotros.

Verónica es muy sensibles de sus pechos y ahora no los mamo tan violentamente como el día anterior, pues se que experimenta dolor, pero le encanta que le bese sus pezones mientras siente mi verga que se le hunde a cada momento. Creo que la situación de ser vista, de sentir cómo me como sus pezones tan rico, como le estoy taladrando violentamente su panocha y esa memoria que acaba de ver como su amiga se corría con el consolador en su panocha y mi verga en su culo, fueron lo suficiente para que Verónica se corriera en menos de 5 minutos. Me pide que deje de mamar sus pezones y ha explotado en risas. Se las suelto, pero no deja de jadear y sigo taladrándole más y me dice: Tony, me vengo otra vez… no pares, dame, dame… Me abraza, siento sus uñas por sobre mi espalda y su aliento que ahora me llega al rostro y le beso el cuello y solamente gime tímidamente de placer.

Nuevamente voy para el baño y es Verónica la que ahora me enjabona, pero de repente entra Lizbeth y me abraza por la espalda y a la vez me agarra la verga y los huevos y sigue con un masaje. Estoy con las dos chicas bañándome y veo que Lizbeth a tomado el control de mi verga y comienza con su masaje oral profundo, pues creo que intuye que me quiero liberar de esa presión que llevo. Literalmente se traga toda mi verga, no sé como lo hace, pues puedo sentir como le llega al esófago y lo aguanta por segundos. Parece que le quiere mostrar a su amiga Verónica como se hace, pues Verónica es muy tímida y sin mucha experiencia en esta faena. Mientras Lizbeth me da un mamón tan rico, es Verónica quien de repente me comienza a mamar las tetillas, se va por sobre mi espalda y me llena de besos la espalda, hasta bajar al nivel de mis glúteos y puedo sentir como su lengua intenta llegar a mi ano. Me hacen acabar y es Lizbeth quien recibe la descarga y Verónica solamente aprieta mis huevos. Qué rica corrida he tenido.

Con la confianza que se ha creado al bañarnos los tres juntos, ya con unos minutos de descanso y que mi verga ha sido parada por los mamones que me da tiernamente Verónica, yo le doy estimulo oral a Lizbeth. Esto es el preámbulo a mi primera experiencia sexual haciendo un trío con dos bellas jóvenes de 18 y 19 años, y esto me ocurre cuando yo tengo 49 años. Parece que Verónica se ha posesionado de mi verga y ella quiere ser la que la vuelva a disfrutar. Me la mama mientras yo estoy acostado sobre mi espalda y Lizbeth se sube sobre mí y me pone su rica panocha sobre la cara, mientras ella puede ver por el espejo como mi lengua acaricia su rico clítoris. Lizbeth no es nada tímida y gime al sentir el roce de mi lengua en su panocha. No puedo ver a Verónica, pues tengo el Monte Venus de Lizbeth frente a mis ojos y solo puedo sentir que Verónica ha dejado de mamar y se ha parado sobre la cama y toma posesión y me monta al inverso. Siento como mi verga se ha hundido nuevamente en su panocha y puedo tocar sus ricas nalgas y a la vez tomo las de Lizbeth de vez en cuando. Lizbeth sin ninguna pena o temor alguno se restriega su panocha sobre mi cara y Verónica continua con sus sentones violentos dejándose caer sobre mi erecta verga. En menos de diez minutos habíamos elevado el estado de excitación que no sé quien gemía mas profusamente, pero Verónica tomó una velocidad que solo podía imaginar sus glúteos vibrando sobre mi pelvis, mientras a las vez me apretaba los huevos y Lizbeth quería que literalmente le comiera la panocha, pues su movimiento en contra de mi boca también era intenso. De repente las dos comenzaron a gemir al unisonó, lo cual me llevó a mí a acabar en la panocha de Verónica. Los tres nos venimos a la vez, que parecíamos una orquesta musical muy bien coordinada. Mi cara está llena de los jugos de esta linda mujer y Verónica tenía su panocha nuevamente con mi esperma en lo más profundo de su vientre.

Aquella noche y el siguiente día estuvimos cogiendo como locos. La pena había desaparecido y experimentamos varias posiciones pero llegó ese punto que ambas no querían experimentar pero que la excitación pudo más que el juicio. Quizá se lo permitieron porque eran amigas intimas, y el único extraño y quizá de menos confianza era yo. Pero a las dos las puse de perrito y ya sin ir al baño para limpiarme de los jugos de una para penetrar a la otra, solamente me hacía de un lado para penetrar a las dos sin interrumpir el coito. Mientras le metía la verga a una, la otra recibía consolador y viceversa hasta que los tres alcanzábamos el placer deseado.

Esta ha sido la última de mis experiencias; a mis 49 años hacer un trío con dos bellas jovencitas. La pasamos muy bien y muy rico, que hemos quedado de acuerdo que en la semana de fin de año, lo volveremos a experimentar, pues las muchachas estarán de nuevo de vacaciones por dos semanas, dos semanas que hemos concertado para darnos placer.

Me tarde un poco en relatar esta experiencia, pues los que han leído todo el relato sabrán que Verónica después de esta experiencia tomó la píldora del día después, y creo que ambos hemos pasado un susto, pues su menstruación no le venía cuando le tuvo que venir y eso me sacó de la idea de seguir escribiendo el relato. Las buenas noticias son que Verónica no está embarazada, se hizo la prueba un par de veces y hace una semana le bajó de nuevo. En dos semanas estaré con estas dos preciosas chicas de nuevo, y ustedes no saben que ricos culos tienen ambas: Son una delicia.

[email protected]

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


ve a su tia con la vagina carnosa y se la follame pongo cachonda al poner me pans de licrami ex novio beto relatos xxxmi deseo de ser madre timida28"historia del chip" 019relatos timida28relatos calientes malhablados hijo de p*** Lléname de mecos la panocha cabrón soy bienmi ex novio beto relatos xxxRelatos eróticos d chicas infieles x calentura interraciala mi perra legusta que la masturvete gusta mi colita primorelatos vivo sólo con hijastraRelatos gays el chikillo putoenculada en pantimedias relatosIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijarelato mi segundo relato de mi esposa mojigatarelatos eroticos fui infiel a mi esposo una noche de veranorelatos el pollon d mi hijo fotosla mejor pagina de relatos lèsbicosrelatos eroticos el masajista nancy en la oficinarelatos porno me hago la dura y acabo enculadas y humillada y llorando de dolor y placermi hijo me excitaEl semental de confianza 4 relato pornonoches de climax eroticasnena zorra y ninfomanalos amores de Ana Etxeberria relatos eróticosRelatos Eroticos el enfermito Wi FiCuñada en calzoncitos relatoshttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&cache:93zNrtzWjXEJ:rx-online.ru/relato/9417-carlota-e-isabel-3/ peque culo moderno folladoSin duda alguna me arrepiento de lo sucedido. A consecuencia de ello he sufrido castigos tanto físicos como morales. Pero cuando recuerdo con detalle ese momento, no puedo evitar tocarme. Mi nombre es Nancy McAllister. Tengo 28 años y vivo en Denver. Hace mas de cuatro años que estoy casada con relato 1 vez sumisa y amaIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijarx videos ropa muy pegadaRelato porno mi esposa cogida por el culo por un extraño muy dotado soy cornudoejecutiva intensa cuento relatospies de mi amiga relatovideos porno 2.017.fontanerosrelatos eroticos a mi hija viaje ajetreadoRelato mi primo me desvirgo por el chochover videos porno mujeres con la vagina pelana saliendo chorro de semencache:SJ-6wO3taZcJ:rx-online.ru/relato/10748-una-madre-le-ensena-a-su-hijo-a-desvirgar-a-su-hermana/ puñetas hombres mexico relatosRELATOS DE BUENAS MAMDAS DE CUCAallinurl: online La llamada 3Sexo con el gasista po e culo historiaArmcin33porno relatos pasando por la canchitahistoria erotica le exprimi las tetas llenas de leche a mi hijastrainyecciones y vacunas en las nalgas relatosrelatos de sexo no consentido mas leidos y mejor valoradosver videos porno mujeres con la vagina pelana saliendo chorro de semenporno de la colonbiana mixaelaMi negra gordibuena y mi mam? desnudas en ?l ba?o de cuartohttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&a mi esposa le gusta mostrar el c***** relatosgay disfrazada relatos fantasias en halloween de perra putarelato argentino porno infidelidad descubierta por celularinfiel chat relato esposaallinurl: online Inolvidablemi madre Me vuelve loco cuando abro de estufa está su minifalda pornocache:2hfGvfuyy38J:rx-online.ru/relato/12436-jugando-con-mis-amigas-parte-3/ relatos padres cornudos humillados por su mujer e hijaporno trio por meteselo aella selo clabo a elinfiel con el amigomi cuñadita caliente relatoen conte a mi hermana cachondami ermano me llevo a su cuarto relatosdesvirgame rrapidouna colita bien linda en tangada bien apretadita bocavajo videosrelato viuda con ganads zoofiliaesposa caliente relato y cuñadarelatos disciplina inglesarelatos madres coguiendo con hijos vergudosrelatos de madres culeadas por sus hijos por amenasasLa puta de diana relatosrelatos d incesto mi sobrina c talla en mi vergavideo porno le doy por el culo mi hermana desayunoxxxrelatos mi hermana mi esposa y yoIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijavídeos porno de tía sobrino y madre f******* juntosrelatos perdi mi virginidad muy jovenRelato sele antojo mi pene ami cuñaditarelatos de amamantando apresencie cuando desvirgaron a mi hija relatoPerdoname hijo te voy a follar relatosmi primera ves q le fui infiel ami.marido video cogiendola burra parda extensionporno relato goce mas con mi vagina rasuradasignificado de la palabra taqueritoxxxrelatos desesperada