Sexo Oral

¡Ahora me tomo toda la lechita!

Click to this video!
Tiempo estimado de lectura del relato 8 Número de visitas del relato 8.270 Valoración media del relato 8,90 (30 Val.)

RESUMEN

¡Chupá guacha, mamala toda cochina, dale que ya me viene la leche, quiero que siempre seas mi petera, todo el día turrita!, decía antes de que todos los temblores de su cuerpo se suelten al fin del equilibrio que lo mantenía de pie...

Eran las cuatro y algo de una madrugada fresca, cuando me desperté por unos timbrazos urgentes. Mis padres se habían quedado en lo de mis abuelos, y mi novio salía con sus amigos. No tengo hermanos, y mis primos viven en otra provincia. Por eso, salvo que sea una emergencia, no entendía qué pudo haber pasado.

Pero cuando abrí la puerta del dormitorio reconocí la voz de mi novio que gritaba.

¡Dale boluda, abrime Mica, no seas ortiva guacha, si yo te amo pendeja hermosa!

Sus súplicas iban acompañadas de golpes revolucionados en la puerta y más timbrazos. Le abrí de inmediato cuando pensé en los hincha pelotas de mis vecinos, y casi no podía reconocer su rostro. Lo tenía desencajado, traía la mirada desenfocada y parecía acalorado. Tenía un aliento a birra y a marihuana que me tumbaba. Encima se hacía el estúpido y no quería entrar a la casa.

Yo estaba con una remera larga y descalza, ya que como no lo esperaba solo dormía sin ropa interior, como más me gusta.

Logré empujarlo y cerrar con llave.

¡vos sos un pelotudo Nico, mirá si los vecinos hacen bardo, o si estaban mis viejos… no podés tomar así forro, estás en pedo man… solo tomaste alcohol?, le decía mientras él trataba de callarme, o al menos de que hable más bajo. Me dijo que tomó mucha birra, que se dio un saque y que se le partía la cabeza.

No duró nada de pie. En cuanto se sentó en el sillón fui a la cocina para traerle algo de tomar. En ese momento me re maquiné tratando de entender por qué estaba tan sensible. ¡Si me cagó con una pendeja en el boliche lo reviento!

¿Habrá chocado el auto de su amigo, y se sintió tan cerca de la muerte que temió perderme? ¿Se habrá mandado algún pedo con la tarjeta de crédito? Todo eso pasaba por mi mente mientras servía un jugo de limón para llevarle.

Pero todo se disipó cuando volví al living. El turro estaba con el pantalón en los tobillos, el bóxer en las rodillas y la poronga en la mano. Recién ahí me miró bien a los ojos mientras se pajeaba re cebado.

Tuve miedo que se lastimara el pito por cómo se la sacudía y apretaba.

¡vení Mica, sentate al lado mío que te voy a dar un regalo nena, si nadie te ama como yo!, balbuceó con dificultad, con la voz pastosa y la respiración en jacke. Lo hice algo confundida, y me agarró la mano para que le sobe la pija. Estaba tan rígida, hinchada y con tanto juguito que pensé que no iba a demorar en ensuciarme la mano.

¡Dale Mica, ahora chúpame la pija nena, quiero que mi novia me haga un rico petizo!, dijo apenas le toqué los huevos.

Le puse cara de asco, y creo que hasta de odio. Lo hablamos muchas veces, y él sabía de sobra que me da cosa chuparla. Pero esa vez sentí ganas de hacerlo, y más cuando notaba que su erección iba en aumento. Me agaché y le di unos cuponcitos a su tronco, y luego le trancé la cabecita de la chota y me enamoré del sabor de su presemen.

Además escucharlo decir: ¡así chiquita, lamela más, toda toda, metela en tu boquita, escupí mi amor, ganate mi lechita zorra, bien puta te quiero!, hacía que me moje como nunca. De hecho, llegué a mojar un poco el sillón con mis flujos, puesto que mientras se la chupaba con cariño y calentura, yo frotaba mi cola y mi vulva en el almohadón.

Pero de repente se quitó el pantalón para revolearlo. Casi hace mierda los floreros de una mesita ratona! Me levantó de los brazos y me arrodilló en el piso mientras me ladraba: ¡así no pendeja chupapija, ahora te vas a tomar la leche como una bebita buena, si a todas les gusta chupar la verga, y coger como putas, y que les peguen unas buenas culeadas, o no Mica?!

Desde entonces su pija entró en mi boca, y por más que forcejeara por rezagarme, me empezó a coger la boca re sacado, mientras me amasaba las gomas y me prohibía tocarme la concha.

Durante unos minutos se oía cómo tocaba la faz de mi garganta, cómo me llenaba de saliva y me costaba tomar aire. Cuando me la sacaba aprovechaba para eructar, abrir mis pulmones o para putearlo. Pero a él lo ponía más loco todo eso. Me castigó la cara con unos buenos azotes de pija, y no podía cerrar la boca por nada del mundo. Si lo hacía me pellizcaba las piernas, y como estaba borracho no medía su fuerza. Aunque me encantaba ver los moretones que me dejaba mi desobediencia.

Por momentos presionaba mi cuello, hacía como si me sonara los mocos con su pija cerca de mi campanilla, y me pedía que lo pajee con las tetas. De esa forma me daba una tregua para renovar mi oxígeno. Yo me moría por colarme un dedo en la vagina, pero tenía que conformarme con abrir y cerrar las piernas, como si aplaudiera con ellas, y creo que gracias a esa loca fricción tuve un orgasmo.

Sentí como si una descarga sísmica se instalara desde mi culo hasta el fondo de mi sexo, y no era capaz de resistirme a nada de lo que mi novio me hiciera.

Pronto me arrodilló sobre el sillón para darme unos chirlos en la cola, con las manos y su pija hermosa, y enseguida me acostó para garcharme la boca con mayor determinación.

¡chupá guacha, mamala toda cochina, dale que ya me viene la leche, quiero que siempre seas mi petera, todo el día turrita!, decía antes de que todos los temblores de su cuerpo se suelten al fin del equilibrio que lo mantenía de pie. Justo me había sacado la pija de la boca para lengüetearle las bolas, cuando me arranca el pelo y me abre los labios con dos dedos para calzar su pija entre ellos.

Casi se me cae encima mientras brotaba más y más semen de su precioso glande colorado, y él jadeaba apretando los dientes. Sólo se le entendía: ¡tragala toda guachita, comete mi pija!

Fue tanta la cantidad que me salía hasta por la nariz. Apenas vi que la pija le quedaba colgando y abandonaba poco a poco su firmeza, saqué la lengua para saborear las gotas que había en mis labios. Me ardía algo la garganta, pero estaba como en un trance divino con el sabor de la leche de mi macho recorriendo mi paladar.

Mi novio me miraba mientras acariciaba mis pechos, y entonces me ordenó: ¡levantate y limpiame, mirá toda la leche que desperdiciaste putita!

Lo miré bien, y tenía leche en las piernas, la panza y hasta en el piso, ya que cayeron algunas gotas. Me arrodillé de nuevo y le lamí todo entre besos cargados de lujuria, mordiditas, lamidas y una pequeña mamadita a su verga. Hasta le pasé la lengua al piso de lo caliente y mojada que estaba.

Pero no había caso. La pija no se le paraba. Había largado tanta leche, y él se veía tan cansado que, en cuanto se sentó en el sillón se quedó dormido.

Yo me le senté encima y me hice flor de paja oliendo su bóxer. Acabé cuando lo froté con brusquedad en mi concha a la vez que le metía un dedo en la boca mientras el guacho roncaba. Nunca en mis 23 años había chupado una pija.

Ahora estaba necesitada de hacerlo. Desde ese día no hay noche que no se la mame a mi novio. Me vuelve loca tener toda su lechita en la boca, degustarla y escupírmela en las manos para untarla en mis gomas o en mi cara, y pedírsela con la mejor voz de putita que la calentura me inspire. No aguanto un segundo desde que mi novio llega que ya le meto una mano adentro de su bóxer. Me encanta pajearlo y chupársela recién cuando está por explotar.

El problema es que tampoco puedo dejar de mirarle los bultos a los tipos que pasan por la calle. Me imagino el olor y el sabor de sus lechitas, y quiero abalanzarme sobre ellos para petearlos como una bebita buena, como me dice mi novio. No puedo pensar en otra cosa que no sea en chupar pijas, y aunque mi novio no lo sabrá nunca, necesito probar más leche. Ando hecha una calentona, y ahora, cada vez que viajo en colectivo y está lleno les re apoyo el culo en los paquetes a los tipos que puedo encontrar, y como últimamente me urge andar sin ropa interior, hasta me dejo llevar por el orgasmo y me acabo entera en medio de las franeleadas de mi cola y la dureza que desciende de esos hombres. ¡Espero alguna vez animarme a chupar una rica pija en el colectivo! Aunque mi novio siempre me da su lechita cuando quiero, a veces siento que no me alcanza, y quiero más!     

Fin

Comparte este relato


Esta obra está bajo una .
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

Online porn video at mobile phone


Incesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijaIncesto relatos mi hermana la bella y yo la bestiarelatos porno hijos sumisos penetradoskarina saucedo mexico desnudama pajeamecabalgando desnuda hija de calígularelatos un favor a mi cuñadahttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&mi esposa me confiesa que me fue infiel mientras la penetrombar coneja relatos pornosmamá insaciable e infiel relatosle comi el culo a mi cuñada relato r xmama concha hijo relata marido clavandoputitas desnudas vulvas anosfiesta de disfraces cuernos relatosrelatos eroticos fui infiel a mi esposo una noche de veranome rompio el culo forzadsexo anal y los frujos brutal con los negros vesrimi madre me complace relatosrelatos espiando por la mirillarelatos eroticos mi jefa y mis compañerosFotos y videos frotandole mi pene a mi mama cuando jugamos en la camanoticias del niño se ensarto un macheteporno lesbico abrazadas y pasivastocame mama relatoRelatos guarros. sirculo insestuosorelato sumisa culo virgencache:SJ-6wO3taZcJ:rx-online.ru/relato/10748-una-madre-le-ensena-a-su-hijo-a-desvirgar-a-su-hermana/ mis hermanas se asustan con mi penesoy la putita de papavideos porno xssi en cueras mujers provo catibas357 relator eróticos filialvideo porno de un muchacho con lunares rojo en el brazowww.zoofilia sin querer mi perro me hizo suya.comRelatos le vi la cuca peludisima de mi abuela y me la quiero follarmadurasgrandesrelatosrelatos madre e hija domadasla burra parda extensionrelatos alguien que me desvirguerelatos los pechos de mi sobrinavideo porno como gozo elpalito de las mañanasrelatos eroticos de mujeres a las que les excita el liquido pre seminalhija absorbe mi semen xxxtestigo de jehova trolita relatoesto es lo que querias porno trio esposametiendole bruscamente la polla y lo huevos por el culo asta aserla gritarvideo porno cuñado y hermano en merlorelatos eroticos mi cuñada le urge un dinero y a mi me urge cogerlaporno de pilares lo pelitos baginachupale la pija a tu papa relatoRelatos de sexo amor filial tia tio paparelato de una muje desvigamadurasgrandesrelatosDescargar videos de Batman y Arcángel obligadamentepornos relatos yo fui el primero que le rompio el culoxxxrelatos desesperadarelatos eroticos casada decente me culean hebriaporno mujeres asustandose con penes grandesculiada ha la fuersa y yorabacuentorelatos madre hijo semen nraguitasrelato de sexo con madura sudada despues del gym tanga sudadaHijo follame que soy tu madre relatosrelatos eroticos de maduras ninfomanas pidiendo polla por el culoRelatos mi esposa esta amamantando y deja que mi hijo grande le mame los pehos xxxrelatos mi esposo es un gran cornudo y el ni se lo imagina y a mi me encanta ser tan putamujeres con gasa caliente desnuda con orgasmorelato no consentido travesti venganzade cargar videos porno en cuando salgo apasia vouyer madura dice cogeme que me vengo otra vescache:QKfvsU-ZC7UJ:rx-online.ru/relato/2090-nuestra-iniciacion/ el culo de mi vida relatos"historia del chip" 019Relatos mi madre me violó cuando me estaba bañandola observe en sosten y bata que rico relatorelato chiquita tomar lechitala infiel diana y sus cornudos Sexo relato grite cuando me traspaso mi tio con su vergota xxxsentada en mi cara con su cuca peluda me orino en la boca relatosrelatos erocticos xxx como me sedujo mi sobrino preferido y me convertí en su puta